Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/145150

El consumo sigue cayendo

Muchos comerciantes están liquidando propiedades y vendiendo bienes para poder hacer frente a sus gastos”, precisó Rubén Eduardo Barrios, Vicepresidente de la Federación de Centros Comerciales a Cielo Abierto.

Las ventas minoristas Pymes cayeron en febrero un 11,9 por ciento, respecto del mismo período de 2018, y de esa manera se cumplieron 14 meses consecutivos en baja, según informó la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came).

Asimismo, la Came remarcó que durante el primer bimestre del año las ventas descendieron un 11 por ciento anual, y ante esta situación el Gobierno nacional había anunciado a fines del mes pasado una línea de financiamiento para Pymes, que dejará oxígeno al comercio. Las ventas en locales al público declinaron un 14% anual con todos los grandes rubros relevados en baja, mientras que en la modalidad online subieron un 6,1% y ningún rubro en descenso. De esa manera, la Confederación explicó que “más negocios se siguen sumando a ese canal de ventas, para captar especialmente a los segmentos jóvenes que compran desde sus dispositivos”. “Febrero encontró a las familias con altos niveles de endeudamiento, en muchos casos consecuencia de las fiestas y de las vacaciones, pero también por las altas tasas de financiamiento que pagan cuando no se abona el total de la tarjeta. Igualmente, sobre fin de mes en algunos locales se notó a la demanda como intentando empezar a moverse más”, indicó. Además, detalló: “El 72,7% de los comercios consultados tuvieron bajas anuales en sus ventas, mejorando levemente esa proporción frente al 77% de enero. En el caso de los negocios que venden en la modalidad física, pero además electrónica, las ventas por internet, si bien en general subieron, no alcanzaron a compensar a las otras”. “Muchos comerciantes están liquidando propiedades y vendiendo bienes para poder hacer frente a sus gastos”, precisó Rubén Eduardo Barrios, vicepresidente de la Federación de Centros Comerciales a Cielo Abierto, Cascos Urbanos y Centros Históricos. Sin embargo, Barrios destacó las medidas que tomó el Gobierno contra el comercio ilegal: “Son positivas, ya que el tráfico ilegal es uno de los principales problemas que afectan al comercio minorista”. Asimismo, señaló que espera “que los préstamos a Pymes sean más baratos, y que los consumidores puedan tener créditos a tasas más bajas para que se reactive el consumo”. En alimentos y bebidas, las ventas en cantidades declinaron un 6,5% interanual, con un incremento del 3,6% en la modalidad online. “En esos locales las operaciones se movieron con más efectivo que lo habitual. La gente concurrió más veces al mercado o almacén, cuidando así sus gastos. Donde más se resintió la venta fue en el rubro bebidas, con caídas muy abruptas, especialmente en gaseosas y jugos”, sostuvo la Came. En indumentaria las ventas disminuyeron un 13,8% frente a febrero de 2018: bajaron un 16,3% en la modalidad local físico y subieron el 1,3% en el comercio electrónico. “Fue un mes malo para ese sector, donde tampoco pudieron repuntar los ubicados en zonas turísticas. Recorrer locales fue más un paseo de observación que de compras”, agregó la entidad. En jugueterías y artículos de librería la retracción fue del 10,1%, siempre frente al mismo mes del año pasado, destacándose un alza del 15,2% por internet. Los guarismos oficiales, en coincidencia con los privados, siguen reflejando un momento negativo para la economía, cuestión que desde el Gobierno se intentará aplacar alentado algunas técnicas para el consumo. En clara intención de llegar con cierta holgura a las elecciones.s