Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/145539
Femicidio de adolescente en pensión del San Marcos

Caso Irina: el segundo procesado quedó detenido cuando fue a firmar al juzgado

Marcos Silva Junior fue alojado en la Unidad Penal Nº 6 de San Cayetano junto a Wenderson Souza. Se los acusa de violar y matar a la menor.

Como si desconociera que hace dos semanas tenía orden de arresto, o como si la Policía -en los 13

muerte de irina.jpg

días que llevaba emitido el pronunciamiento judicial- no lo hubiera buscado en el domicilio que había fijado tras su excarcelación, Marcos Silva Junior -imputado como autor material del femicidio de Irina López- se presentó por su cuenta en el Juzgado de Instrucción Nº 1 y junto a los demás implicados (otro tres hombres y una mujer, que están con falta de mérito) que habían recuperado la libertad a mediados de 2018 y sólo a los fines de asentar la firma mensual en el registro, que cada 15 días están obligados a efectuar para mantener el beneficio, quedó detenido.

El abogado Salvador Pischedda, querellante en la causa en representación de Griselda López, la madre de la víctima, detalló ayer que Silva Junior, de 23 años, se encuentra alojado en la Unidad Penal Nº 6, ubicada en San Cayetano; la misma cárcel donde permanece alojado Wenderson Souza, de 22, sindicado desde el inicio de la causa como autor de la violación y asesinato de la adolescente. Pero los recientes resultados de un estudio genético que concluyeron que el aportante masculino de las muestras tomadas del cuerpo de Irina mediante hisopado, junto a otros elementos probatorios, llevaron a que el 26 de febrero la jueza Norma Agrasso dicte el procesamiento con prisión preventiva de ambos hombres al considerarlos responsables directos de la muerte. Además prorrogó por seis meses la instrucción de la causa. “Esta querella está convencida de que Silva Junior y Souza fueron los que violaron y asesinaron a Irina”, manifestó Pischedda. Y recordó que ha apelado la falta de mérito dictada por la magistrada. “La mujer, Carolina de Jesús Santana, era la que alquilaba la habitación donde la mataron, ella les dio el lugar”, aseguró y consideró le cabría por lo menos las figuras delictivas de cómplice primaria o partícipe necesaria del hecho. Irina, de 15 años, fue hallada muerta a la siesta del 2 de enero de 2018, en una habitación de la pensión en la que residía (junto a su madre, hermana, hermano y su bebé), ubicado en la calle Honduras entre Maipú y El Maestro, en el barrio San Marcos. La investigación judicial acreditó que la menor perdió la vida durante una violación en la que al menos dos de los cinco hombres (todos de nacionalidad brasileña) fueron detenidos en las horas siguientes y que eran vecinos de la víctima.s