Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/45536
El trabajo público duplica al privado

Nueva medición muestra liderazgo en empleo estatal

Corrientes está tercera en el ranking. Tendencia alta en todo el país.

La provincia de Corrientes para equilibrar la cantidad de mano de obra estatal con la privada, deberá aumentar 32% la presencia de empresas en su territorio. Para ese menester, el tiempo que demandará son unos 9 años y durante ese lapso el Estado correntino no debería tomar gente.

El cálculo se desprende de un trabajo hecho por la Consultora NOAnomics que ubica a la provincia tercera en el podio de distritos que aumentaron considerablemente el trabajo público, primera está Catamarca con el 63%, segunda Tierra del Fuego con 55%. Otro dato interesante es que en todo el país el empleo dentro de los estados provinciales duplica al privado: 3,1% contra 1,6%. El trabajo además revela que el crecimiento poblacional es acompañado, en idénticos porcentajes, con el crecimiento del empleo público en las provincias.

El informe da un total de 65.000 agentes para Corrientes y puntualiza que en los años 2008 y 2010 se registraron 4.694 y 4.364 puestos nuevos, respectivamente. La cantidad de empleados públicos correntinos indicada por el informe dista bastante de lo que figura en el Presupuesto General de la Provincia para este año. Allí el Gobierno provincial consigna un total 48.123 trabajadores que se desempeñan en planta permanente más unos 12.106 que están contratados.

 

Serían en realidad los llamados, por los gremios, “precarizados”. El período conocido como “la década ganada” fue próspero en la contratación de mano obra para la administración pública en las provincias. Una radiografía que exhibe falencias como industrialización y capacitación de empleo en nuevas tecnologías en distritos donde el gran empleador sigue siendo el gobierno de turno. Desde 2003 hacia 2013 la población argentina aumentó en un 11%, el empleo público de todas las provincias los hizo en el 43%. Entonces, resulta interesante estimar cuál hubiera sido la dotación “ideal” u “óptima” de dotación estatal si la misma hubiera crecido a la misma tasa que la población desde el año 2003, lo que se considera una trayectoria más razonable (ver recuadro).s