Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/113446

“Me falta ritmo, pero tengo muchas ganas de jugar”

El correntino es integrante del equipo argentino de Copa Davis.

El correntino Leonardo Mayer, uno de los tenistas más importantes del equipo argentino, admitió ayer que le falta el ritmo que le da la competencia, luego de más de dos meses sin partidos oficiales, aunque resaltó que lo reemplazará con sus ganas de jugar la Copa Davis, a dos días de la serie ante Italia. “Me falta ritmo de competencia, es cierto, pero lo reemplazaré con las ganas que tengo de jugar la Copa Davis”, comentó el “Yacaré” Mayer, en la rueda de prensa que ofreció en la sala montada especialmente en el Parque Sarmiento, la sede del cruce ante Italia por la ronda inicial de 2017. Mayer, de 29 años, jugó por última vez en singles en el challenger de Brescia el 17 de noviembre pasado (perdió en octavos de final contra el lituano Laurynas Grigelis) y en dobles junto a Juan Martín Del Potro, en el punto de la final ante Croacia 10 días más tarde, el que perdieron contra Marin Cilic e Ivan Dodig en tres sets. “Fue increíble haber salido campeones, es algo que disfruté mucho, pero ahora empezamos otra vez de cero y ojalá podamos ganar esta serie frente a Italia, ante nuestra gente”, añadió Mayer. El tenista tiene un récord en la Copa Davis de 13 triunfos y seis derrotas, con la particularidad de que en singles está invicto en sus 10 últimos partidos. Mayer inició su racha positiva en 2013 en Praga, en el partido que le ganó al checo Jiri Vesely (la Argentina perdió esa serie 3-2) y se prolongó hasta el trascendental punto en el que superó al inglés Daniel Evans en la victoria ante Gran Bretaña en Glasgow (3-2), de septiembre del año pasado. Este año el correntino decidió demorar su ingreso al circuito debido al nacimiento de su primer hijo, Valentino, que sucedió la semana pasada. “Estoy entrenando fuerte desde hace un mes, preferí darle prioridad al nacimiento de mi hijo, fue algo hermoso que no puedo explicar con palabras”, concluyó Mayer.s