Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/161563
DESMANES EN EL BARRIO POPULAR

Otra fiesta clandestina fue desactivada por la Policía con 30 jóvenes imputados 

El comisario César Fernández dijo que “los implicados estaban en total estado de ebriedad en un lugar que funcionaba como lavadero”.

En Corrientes, con la fle­xibilización de la cuaren­tena quedó demostrado en los últimos días que los cui­dados y el distanciamiento social se han relajado. Tan así es que lo evidenció el fin de semana pasado una fiesta electrónica en la La­guna Soto suspendida por la Policía de la Provincia, donde hubo 303 personas demoradas e imputadas. Esto se replicó en la madru­gada de ayer en otro festejo clandestino, esta vez en el barrio Popular de la Capital, donde más de 30 jóvenes inadaptados totalmente ebrios violaron el protocolo con una fiesta privada que se desarrollaba en un lava­dero de esa barriada capita­lina. Un resultado poco ago­rero en el inicio de un fin de semana donde comenzaron los refuerzos de las fuerzas de seguridad, tal lo anun­ciado por el gobernador Gustavo Valdés el jueves, en el marco del Decreto de Ne­cesidad y Urgencia nacional (DNU) que prohíbe las reu­niones sociales y familiares, y que en Corrientes sólo es­tán permitidos este tipo de encuentros, pero con hasta 10 personas. 

En este contexto, el co­misario general César Fer­nández relató lo sucedido a NORTE de Corrientes. “Esta madrugada se detec­tó una fiesta clandestina en el barrio Popular, con un grupo de más de 30 jóvenes adultos que se encontra­ban en el lugar, un lavade­ro de autos, consumiendo bebidas alcohólicas al por mayor, todos ebrios. Es por ello que la Policía se puso a disposición de la Fiscalía de turno a cargo del Dr. Sosa, y se inició una causa judi­cial, donde todos queda­ron imputados, pero ahora se encuentran aislados en sus respectivos domicilios. Fue un hecho similar a lo ocurrido con la fiesta elec­trónica la semana pasada”, manifestó Fernández a este matutino. 

Según lo ocurrido, los efectivos policiales llegaron a un domicilio del barrio Popular donde se realiza­ba una fiesta privada. Los efectivos del Grim 4, ante la denuncia de vecinos, llegaron hasta un domici­lio ubicado en Quinquela Martín y J. Muñiz, en el límite entre los barrios Popular y San Gerónimo, donde funciona un lavade­ro de autos. Allí se realizaba una fiesta clandestina con la concurrencia de muchos jóvenes. La comitiva poli­cial cumplió con las direc­tivas vigentes impidiendo la continuidad del encuen­tro, retirando a los jóvenes e invitándolos a volver a sus hogares, señaló el parte oficial. 

No obstante, el comisario Fernández afirmó que “los jóvenes que participaron de esta fiesta en la madrugada de ayer no fueron detenidos para preservar la condición del distanciamiento social, por eso se les permitió per­manecer aislados en sus respectivos domicilios”. Sin embargo, cabe recordar que todos los que participaron de la fiesta electrónica el fin de semana pasado en Lagu­na Soto, durante la semana recibieron un documento oficial del Comité de Crisis, con sello del Gobierno pro­vincial, a través del cual se les informaba la orden de aislamiento preventivo y obligatorio por el término de 14 días. 

La medida, que tiene ca­rácter de declaración jura­da, se hace extensiva para quienes vivan o residan con el notificado en el domici­lio. Es así que no podrán sa­lir ni recibir visitas, y todo un listado completo que in­cluye el protocolo sanitario por covid-19, bajo apercibi­miento de acciones legales y denuncias penales. Esto se debe a que hubo perso­nas del Chaco que partici­paron de la fiesta electró­nica. s

Temas en esta nota

Cuarentena