Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/173232
CONMEMORACIÓN POR EL 180º ANIVERSARIO DE CAÁ GUAZÚ

Revalorización de uno de los combates más destacados en territorio correntino 

Fue el 28 de noviembre de 1841. En Chavarría se realizó un homenaje. Participó la Junta de Historia, fuer­zas militares y funcionarios. 

A 194 kilómetros de la ca­pital correntina se encuen­tra el Paso de Caá Guazú, al noroeste de Chavarría, en el centro del territorio pro­vincial. Allí, a orillas del río Corriente, hace 180 años, se libró una de las batallas más importantes para la Provin­cia en lo que fue la guerra civil entre las fuerzas uni­tarias provinciales contra el centralismo de Juan Manuel de Rosas en Bueno Aires. Ocurrió el 28 de noviembre de 1841 y si bien cada año se lo recuerda con algún acto, este año se consideró necesario realizar una con­memoración destinada a revalorizar lo que significó esta batalla entre las fuerzas federales, lideradas por el entrerriano Pascual Echa­güe y el general José María Paz, al frente de la reserva correntina.

En un principio se intentó poder acceder al sitio his­tórico de la batalla, a ocho kilómetros al noroeste de la localidad, pero como se halla en una propiedad pri­vada, se tornó difícil el acce­so, empeorado por las con­diciones climáticas de ayer que tampoco favorecieron que se pudiera llegar hasta allí. 

Por la misma razón, el acto se desarrolló en el sa­lón de usos múltiples de la localidad. Estuvieron pre­sentes miembros de la Junta de Historia de la Provincia, entre los que se encontraba el presidente de la institu­ción Jorge Enrique Deniri; el secretario Dardo Ramírez Braschi; la vocal 4ª Marta Gallero; el encargado de Ce­remonial Alexis Dabat; ade­más de los integrantes del grupo de estudios y trabajos "Vences Rincón": Guillermo Alfonso, Daniel Manzur y Daniel Naput entre otros, quienes tuvieron a su cargo las alocuciones sobre "1841. El momento histórico", re­flexiones sobre la batalla y una semblanza del General José María Paz.

También participaron del acto conmemorativo la guardia de Cazadores Co­rrentinos con sus uniformes tradicionales, la Banda mi­litar Fuerte Sancti Spiritu, a cargo del maestro teniente Emiliano Rinaldi.

Asimismo se contó con la presencia de una delegación de la Municipalidad de Mer­cedes, integrada por Ana Ferrando y Juan Luis Perego; funcionarios invitados del Municipio de Felipe Yofre; la agrupación Gaucha "Batalla de Caá Guazú" de Chavarría, presidida por Víctor Torres. Y Elisabeth Orrego en repre­sentación de la Biblioteca Popular "Mario Isaac Porti­llo" de Chavarría.

Si bien la intención era que la conmemoración se desarrollara donde se en­cuentra el monumento, por las condiciones climáticas se cambió de sitio. Durante el acto en la sede del SUM se entonó el Himno Nacio­nal Argentino, luego se de­sarrollaron las alocuciones y el cierre estuvo a cargo del presidente de la Junta de Historia. Tras lo cual, los presentes decidieron dirigir­se a pie y marchando por la avenida principal hasta la plaza, y allí a los pies de la estatua ecuestre del general José María Paz colocaron un arreglo floral, también en conmemoración y reconoci­miento al estratega de aque­lla jornada, y concluyeron la jornada.

AQUELLA FECHA HISTÓRICA

El paso de Caá Guazú es una porción del río Corrien­te donde se conectan las playas y permite el paso a caballo, el general Paz lo eli­gió como parte de su estrate­gia de combate. Antes del 28 de noviembre de 1841, parte del ejército correntino que­dó del lado donde avanzaba Pascual Echagüe, con el fin de hostigar y apresurar al enemigo hasta el paso. Con esto se llevó a los invasores a un lugar donde parecían tener ventaja. Corrientes contaba con alrededor de 3.000 soldados, de los cua­les sólo una parte estaban a caballo. Por el otro lado, las fuerzas federales entraron al territorio provincial con más de 5.000 hombres bien armados y preparados y va­rias baterías de cañón.

Cuando los ejércitos se encontraron, Paz dejó que su caballería fuera un cebo. Esta se dispuso al combate pero empezó a retroceder ante el avance entrerriano, que se confió al verse supe­rior. Ello provocó la perse­cución de la caballería, cru­zando el paso de Caá Guazú. A medida que las monturas entrerrianas avanzaban, eran encerradas por el río y los humedales, reduciendo su capacidad de maniobra, fue allí cuando la infante­ría correntina y los cañones aprovecharon el embudo natural y diezmaron el avan­ce invasor.

El ejército correntino tuvo 53 muertos, mientras los entrerrianos perdie­ron 800 soldados y 1.000 de ellos fueron tomados como prisioneros, además de toda la artillería, el par­que y casi toda las armas de infantería.s