Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/173432
SERGIO CASCO

"De la mano de la música se cumplieron muchos de los sueños que tenía" 

El tenor celebra sus bodas de plata con este arte que lo llevó a recorrer los más variados escenarios, inclu­so los internacionales.

El tenor Sergio Casco ce­lebrará, el miércoles 15 de diciembre a partir de las 21, sus 25 años con la música y lo hará junto a la Orquesta Sinfónica de Corrientes -di­rigida por la maestra Andrea Fusco-, en el marco del cie­rre de temporada del cuerpo musical, en las escalinatas del Teatro Juan de Vera. 

El espectáculo que lleva como nombre "Mía voce, mío viaggio" (Mi voz, mi viaje) es de alguna manera la oportunidad que tiene el artista de interpretar arias de ópera y canzonettas fa­mosas, de Rossini, Puccini, Verdi, entre otros.

El tenor, que hoy celebra sus bodas de plata con el arte inició con esta pasión en sus años de secundaria -Colegio Nacional-, donde participó varios años del coro de la institución dirigi­do por Hugo Álvez a raíz de una mera casualidad. "En esos años sucedieron co­sas que recuerdo pudieron haber marcado el inicio de mi camino", dijo y comentó que la primera de ellas fue que en el año 90 al cierre del Mundial de Italia, cantaron por primera vez los 3 teno­res y me pareció majestuoso conocer esa forma de canto. Quedé impresionado y me preguntaba cómo hacían para cantar así".

Otro evento que recuerda, fue que caminaba por las calles de Corrientes y escu­chó a alguien entonar unas líneas con esta forma de in­terpretación. "No vi quién era pero me causó mucha curiosidad", agregó. "Luego, en otra oportunidad, Pajari­to (así lo llamaban al profe del coro) invitó a un tenor a que venga a cantar con no­sotros, se puso al lado mío, y yo miraba extasiado como cantaba. Como también me decían que mi voz sobresalía en el coro, terminé el colegio y me puse a estudiar canto lírico. En esos primeros cin­co años, canté en muchos espacios tanto de Corrientes como Resistencia e incluso en Buenos Aires". En ese en­tonces cantaba como baríto­no, que es uno de los tipos de variante de voz masculina. 

En el marco de este cami­no de la mano de la música, Sergio pudo sacar en blanco, como aprendizaje, que hay que estar bien preparado siempre. "Las oportunidades están a la vuelta de la esqui­na y muchas veces no llegan cuando uno más busca, sino cuando menos te lo esperas y hay que estar listos", expli­có y también comentó que no hay que relajarse porque es muy fácil caer en el olvido. Quizás por ello hoy afirma que si tuviera que cambiar algo sería su actitud para dedicarle tiempo a estudiar y aprender; prepararme mu­cho más. "Aprendería idio­mas por ejemplo", dijo. 

Pese a estos detalles, cuando se hace un tiempo y se mira al espejo, asegura que está conforme con el camino recorrido. "Siento orgullo por todo lo logrado y paz". "Solo Dios sabe por todo lo que pasé, el tiempo que me llevó, las críticas que tuve en mi proceso de cam­bio. Me dicen ‘Il Bambino’ porque soy un hombre con espíritu de niño", explicó y agregó que lo bueno es que cada vez, se siente mejor. Y esto es tanto en lo personal como en el reconocimiento que tiene de los correntinos. "A pesar de lo difícil que es, me siento un profeta en mi propia tierra. El sueño del pibe", dice feliz.

Sergio Casco, de la mano de la música cumplió mu­chos sueños. Uno de ellos fue cantar una ópera fuera de su tierra natal y en ella. Se dieron ambas. Lo otro era viajar y ganar un concurso internacional. También lo hizo en Italia. Y esos sueños cumplidos le permiten vi­vir en paz en su Corrientes natal. "No desespero por irme", dijo y recordó que en el 2000, la maestra Andrea Fusco le recomendó hacer un curso en Santa Fe. "Era un estudiante del interior con ganas de aprender. La maestra vino de Europa a dictar la Masterclas de una semana. Cuando me invitó a unirme a su Academia en Italia, yo no lo podía creer. Fue un instante mágico, úni­co. También en el año 2016, cuando logré regresar a esta tierra", dijo.

En esa oportunidad fue becado nuevamente por dos maestros que querían que su voz fuera parte de su equipo. Me prepararon y gané el concurso inter­nacional de canto lírico. Mis grandes emociones, las viví solo. Pero estas distinciones no sólo fue­ron internacionales sino locales, lo que lo llenan de orgullo".

Este momento de alegría, dijo, sin lugar a dudas que lo vive con sus hijas, con su mujer, con sus amigos y so­bre todo; con su amada ma­dre. 

INCANTO

De los 25 años que lleva de carrera, en 2022 cumplirá 15 a cargo del taller de canto "Incanto" al que considera su vida. "Era otro de mis sue­ños", explicó a NORTE de Corrientes. "Ser el maestro que soy y tener el reconoci­miento de todos mis alum­nos me reconforta como profesional sobre todo por­que aprendo mucho de ellos y me hacen mejor persona y profesional. Es una recipro­cidad", comentó.

Tantos años pasaron des­de sus inicios que es difícil mirar hacia atrás sin emo­cionarse, pero lo importante es que "sigo siendo el mismo. Un hombre sencillo, humil­de, confianzudo, bonachón; quizás no todos tengan la misma imagen de mí pero, así es como soy", comen­tó con una amplia sonrisa. Una persona que no tiene ni guarda rencores quizás por ello, cuando cierra los ojos se queda con los momentos que se pasó solo en las viejas iglesias en Roma. " Hablan­do con Dios, pidiéndole todo lo que me dio. Con las perso­nas de afuera que sin cono­cerme me dieron una gran mano. "No me olvido, y es­toy en deuda...", finalizó. s