Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/176420
LUEGO DE ESCRACHE Y MARCHAS 

Virasoro: ex directora de hogar donde murió un menor está presa en su casa 

La jueza Silvia Benítez ordenó la pri­sión preventiva por casos de maltra­to. No hay lugar donde alojarla, le colocaron tobillera electrónica. 

 Por orden de la Justicia y en un contexto social en ebullición, Sonia Prystupc­zuk -la ex directora del ho­gar de menores de Virasoro donde en febrero último apareció muerto un adoles­cente- quedó detenida pero en su casa debido a la falta de un lugar adecuado para alojarla, por lo que le colo­caron una tobillera electró­nica. La medida judicial fue confirmada ayer por fuentes judiciales que aclararon que el arresto domiciliario es resultado de la imputación por una causa posterior a la de C. F., el menor fallecido cuyo resultado de reautop­sia se conocerá la semana próxima, consistente en una serie de actos abusivos y vejatorios contra menores de ambos sexos que estu­vieron institucionalizados entre 2017 y 2022, el perío­do en que Prystupczuk tuvo a su cargo la conducción del hogar, así como el supuesto encubrimiento de una abu­so sexual denunciado en 2021 y que tiene como acu­sado a un comerciante local, y en perjuicio de una ado­lescente en ese momento internada en la institución, que cuenta con al menos tres antecedentes de delitos sexuales contra niñas allí puestas a resguardo estatal que llegaron a juicio, ob­tuvieron condena y tienen sentencia firme. 

"Hace ya un año la Justi­cia tenía el expediente (del abuso); si lo hubiera investi­gado, C. F. estaría vivo", la­mentó el abogado Eduardo Etchegaray, querellante en las tres causas paralelas en torno al hogar. El letrado en declaraciones periodísticas consideró que fue decisivo el "escrache" hecho por des­conocidos en la fachada de la vivienda de Prystupczuk, encontrándose esta junto a sus hijos en el interior. Por el hecho la Policía no había detenido a ninguna perso­na. "Con la presión social la Justicia comienza a actuar", aseguró Etchegaray en refe­rencia a la decisión adopta­da por la jueza de Garantías de Virasoro, doctora Silvia Benítez, ayer luego de eva­luar los argumentos esgri­midos tanto por su querella como por el fiscal Julio Ca­zarré el lunes pasado, cuan­do la acusada se presentó a la citación para ser imputa­da de manera formal de los delitos antes mencionados de maltratos a niñas y niños (hoy adultos) que estuvie­ron a su cargo y que fueron denunciados luego del falle­cimiento de C. F. (y no por el incumplimiento de sus de­beres en el presunto encu­brimiento del abuso sexual que tiene como imputado procesado a un comercian­te ni tampoco por la muerte del menor, que de momento no tiene acusados). 

Respecto al porqué de la prisión preventiva domici­liaria, el abogado Etchegaray precisó que se debió a que "no hay lugar para detener a una mujer en la comisaría de Virasoro", no obstante anti­cipó: "Nuestra intención es que sea detenida en una cár­cel común, como debe ser". 

El arresto de la otrora res­ponsable del hogar se dio luego de una nueva marcha realizada por habitantes de Virasoro, que desde febrero se encuentran reclamando por lo que viene ocurrien­do desde hace una década en el hogar de niños local y que hasta la muerte de C. F. se había mantenido en silencio, a tal punto que los anteriores casos de abuso sexual no llegaron a oídos de la prensa capitalina y recién tomaron pleno esta­do público el domingo pa­sado en las páginas de este diario, que reprodujo en lo pertinente un reciente fa­llo del Superior Tribunal de Justicia que dejaba fir­me una condena a 15 años de prisión para el cuidador del hogar D. R. U. por haber violado a dos hermanas de 7 y 11 años durante dos años (entre 2013 y 2015); además de dar cuenta de otro caso en la misma institución donde el padrastro de una menor institucionalizada ingresaba -con el consenti­miento de su ex pareja, que era empleada del lugar- y la sometía a tocamientos como los que realizaba des­de antes de la internación en la casa donde convivían y cuando la progenitora iba a trabajar. 

En el caso de las herma­nas -denunciado en 2015-, la figura de Prystupczuk fue clave pues dio aviso a las autoridades judiciales mediante una nota y lue­go ratificó sus dichos en la instancia de instrucción y en el juicio. El otro hecho -denunciado en 2016- fue descubierto por la jueza de menores, quien había sido convocada para hablar con la niña debido a su com­portamiento. Ambos casos tuvieron nula repercusión mediática en su momento y solo corrió como rumor entre los pobladores. Con la externación de los her­manos mayores de C. F. así como de otros y otras jóve­nes que alcanzaban la ma­yoría de edad, se empezó a conocer más sobre lo que pasaba puertas adentro; la muerte del adolescente hizo insostenible la presión y eso que se lo presentó como un "suicidio", hipótesis que con el avance de la investi­gación entró en crisis. Resta conocer aún mucho más, mientras habrá que ver si con Prystupczuk encerrada merma la violencia. s

"Va a llegar la Justicia" 

"Le dieron la prisión domiciliaria con pulsera elec­trónica y custodia policial porque no había lugar para alojarla en comisaría. Hay 3 causas, una que se inició el año pasado porque una ex cuidadora hizo una denun­cia, otra por las denuncias de todas las víctimas por la que dictaron prisión y otra por la muerte de C. F., que no hay detenidos. Tenemos la confianza de que tarde o temprano va a llegar la Justicia", dijo el querellante. 

Temas en esta nota

Abusos