Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/176712
COPA DE LA LIGA PROFESIONAL

Boca a la final, por la puntería en los penales, luego de sufrir en los 90’

Racing fue mucho más en el partido y sobre todo en la primera etapa dila­pidó chances. El xeneize se apoyó en Rossi, que volvió a ser crucial.

ABRAZO XENEIZE LUEGO DE LOGRAR POR PENALES LA CLASIFICACIÓN A LA FINAL DEL TORNEO ANTE LA ACADEMIA DE GAGO. 

Boca Juniors se convirtió en el primer finalista de la Copa de la Liga Profesional de Fútbol al vencer ayer por la tarde a Racing por 6 a 5 en definición con tiros desde el punto del penal, luego de empatar 0 a 0 en los 90 mi­nutos en la cancha de Lanús. El rival del equipo de la Ri­bera en la final del torneo saldrá hoy del choque entre Argentinos Juniors y Tigre.

En el encuentro Racing fue muy superior a Boca y tuvo varias oportunidades que sus jugadores no pudie­ron transformar en gol. En la definición por penales para Boca convirtieron Rojo, Iz­quierdoz, "Pol" Fernández, Benedetto, Villa y Alan Va­rela; el arquero de Racing, "Chila" Gómez, atajó el tiro de Salvio.

Para la Academia marca­ron Piovi, Cardona, Chanca­lay, Alcaraz y Correa; Insúa la tiró afuera y Rossi detuvo el remate de Copetti.

En la primera parte Racing salió a jugar con todas las lu­ces encendidas y encontró a un Boca "adormecido". La presión de Racing era alta al punto tal que en los prime­ros minutos Copetti prota­gonizó "unos pasos de co­media" con Rossi, encimán­dolo cada vez que el arquero quería salir con un saque largo, para que debiera per­manecer dentro del área.

La Academia mostró su gran momento y los de Se­bastián Battaglia volvieron a encarnar a ese equipo in­sulso y sin ideas por el cual el técnico era cuestionado y observado por los dirigen­tes. 

Los primeros 45’ fueron todos de Racing, con un Matías Rojas que se paraba cómodo detrás de Pol Fer­nández y Varela. Hasta que salió por un golpe e ingresó Correa, el volante paraguayo era, junto a Alcaraz, los con­ductores de una orquesta que solo desafinaba a la hora de definir en la red.

Chancalay tuvo tres veces el gol: en una ocasión solo ante Rossi pateó desviado, otra con un remate que pegó en el palo derecho del ar­quero y otra que rozó la red. También lo tuvo dos veces Alcaraz, sin marcas ante al arquero boquense.

Su adversario no hacía pie atrás, no tenía presen­cia en el medio y arriba Benedetto estaba perdido y Villa desentonado y apa­gado.

Por momentos el parti­do se volvió friccionado y peleado, con mucha "ac­tuación" de los futbolistas, y el primer tiempo concluyó con cinco amonestados.

En el segundo tiempo Co­rrea se ubicó bien de centro­delantero y Copetti fue so­bre la lateral defendido por Fabra, mientras que en Boca, Pol Fernández bajó unos metros para que su equipo tuviera un buen arranque en el dominio de la pelota.

Luego de un inicio con mayor compromiso de Boca, el equipo de Fernando Gago fue encausando el partido y eso se pudo ver a los 18’, cuando Piovi metió un cen­tro notable hasta el borde del área chica y Alcaraz ca­beceó muy mal, perdiéndose el primero.

"Lolo" Miranda se encar­gó de cumplir el rol de or­ganizador de los movimien­tos de Racing ante la salida de Rojas. Y así el segundo tiempo repitió el libreto del primero, con un Racing que fue un claro dominador y que generó las mejores oca­siones.

Boca, aunque recuperó cierto ánimo, siguió siendo inferior y se fue enamoran­do de la posibilidad de llegar a los penales. En esa instan­cia nuevamente Rossi fue figura al atajarle el penal a Copetti, uno de los mejores jugadores de Racing; y más tarde Insúa completó la des­gracia académica. Varela no falló y Boca celebró el paso a una nueva final en el fútbol argentino. s

Agustín Rossi sigue demostrando su especia­lidad en la pena máxima y ayer atajó uno de los remates. 

Riquelme festejó en un palco de la cancha de Lanús

Juan Román Riquelme, vicepresidente e ídolo de Boca, acompañó al plantel del Xeneize en el duelo con­tra Racing por la semifinal de la Copa Liga Profesional, en el estadio de Lanús. El ex enganche fue parte de la delegación de Boca: miró el partido desde el palco del Néstor Díaz Pérez y, a su vez, se desahogó tras el penal de Alan Varela, que definió la clasificación a la gran final del certamen local.

Más allá de que sigue al equipo en todos los partidos en condición de local, Juan Román Riquelme decidió acompañar fuera de La Bombonera al plantel en otra oportunidad en este semestre: en la visita a Always Ready, en Bolivia, por el duelo de Copa Libertadores.

El Xeneize superó a la Academia por penales tras igualar por 0-0 en los 90 minutos, y avanzó a la gran final de la Copa Liga Profesional. Ahora se medirá mano a mano por el título con Tigre o Argentinos, que chocan en la otra "semi" mañana en el Palacio Ducó.

El duelo por el título se llevará a cabo el domingo 22 de mayo -aún sin horario confirmado- y será en el esta­dio Mario Alberto Kempes de Córdoba