Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/12065
EL XENEIXE ERRÓ UN PENAL SOBRE LA HORA

San Lorenzo sufrió, pero se llevó el clásico ante Boca

Fue muy superior a Boca en el Nuevo Gasómetro, aunque apenas ganó 1-0. La visita tuvo su chance cerca del final, pero Torrico le detuvo un penal al Chiqui Pérez. Los de Pizzi quedaron como únicos escoltas de Newell\'s, su rival de la próxima fecha.

Sueña a lo grande San Lorenzo. ¿Cómo negarle esa posibilidad luego del triunfo ante Boca en el clásico del domingo? En el Nuevo Gasómetro, con gol de Correa, los de Juan Antonio Pizza se por 1-0 merecidamente. Incluso, la ventaja pudo haber sido mayor, proporcional con la diferencia e velocidad que los locales mostraron respecto de los visitantes. Más allá del penal que casi sobre el final Torrico le detuvo a Chiqui Pérez Encima, San Lorenzo pudo aprovechar el empate del líder Newell´s, al que visitará la próxima semana, y quedar como único escolta, a dos unidades de la cima.
No empezó del todo bien la tarde para San Lorenzo. Por salir tarde, su DT fue expulsado y por salñir el equipo con niños a la cancha, su capitán Pablo Alvarado vio la amarilla por parte del árbitro Delfino antes e que ruede la pelota. Iniciado el juego, el local fue el primero en llevar peligro al arco rival, cuando a los 8 minutos Correa le robó la pelota al Cata Díaz y definió con tres dedos a la salida del arquero Orion, pero su remate salió cerca del poste izquierdo. Luego, un derechazo de Villalba desde afuera exigió al 1 visitante. Crecían los de Pizzi, con la movilidad de Correa, indescifrable para los zagueros de Boca. Orión debió tirarse para taparle un derechazo al pibe y sobre los 20 casi lamenta el ya merecido gol local luego de un cabezazo de Kannemann que dio en el poste derecho tras un tiro de esquina de Romagnoli.
A los 24, Delfino pudo apreciar una mano de Erbes dentro de su área y pitó penal. Pero, una vez más, apareció Orion para salvar a Boca, que pudo atajar el remate suave y cruzado del emblema local. En el rebote, Cata Díaz sacó en la línea un zurdazo del propio Pipi. Era un vendaval San Lorenzo y Boca recién pudo rematar al arco a los 28, cuando un derechazo de Gigliotti terminó en las manos de Torrico. Pasados los 30, la intensidad del dueño de casa parecía mermar. No así el fútbol de Correa, que con velocidad y lujos era de lo mejor de la primera etapa.
Lo que se le negó en 45 minutos, San Lorenzo lo consiguió en menos de dos. Armaron la jugada por derecha y l apelota fue cambiada hacia Piatti, sobre la izquierda. El ex Lecce desbordó y mandó el centro bajo que halló a Correa. El juvenil, con un toque sutil desairó a Díaz y con la zurda le rompió el arco a Orion: un golazo para poner el 1-0 y desatar la locura del público. Casi aumenta el goleador con otro zurdazo no mucho luego, pero Orion, una vez más, achicó bien su arco y tapó.
Lo que se le negó en 45 minutos, San Lorenzo lo consiguió en menos de dos. Armaron la jugada por derecha y l apelota fue cambiada hacia Piatti, sobre la izquierda. El ex Lecce desbordó y mandó el centro bajo que halló a Correa. El juvenil, con un toque sutil desairó a Díaz y con la zurda le rompió el arco a Orion: un golazo para poner el 1-0 y desatar la locura del público. Casi aumenta el goleador con otro zurdazo no mucho luego, pero Orion, una vez más, achicó bien su arco y tapó.
En desventaja, Bianchi mandó a la cancha a Riaño por Gigliotti, con la orden de que el Burrito Martínez se pare como enganche. No había caso. San Lorenzo seguía llegándole cuando aceleraba. Pudo aumentar Villalba luego de que otra vez Erbes fuera desbordado, pero su zurdazo de volea se perdió alto. En ataque, lo de Boca carecía de lucidez, pero así y todo pudo empatarlo antes de los 25 con un cabezazo.
Con el partido dominado y luego de una contra desperdiciada por Correa, Delfino cobró correctamente un agarrón de Ortigoza sobre Mercier. Pero el silencio que se había adueñado del estadio se rompió con la atajada impresionante de Torrico luego tiro cruzado desde los 12 pasos de Chiqui Pérez, que erró su primer penal en Primera.
No debió sufrir San Lorenzo, pero con el triunfo irá a Rosario para jugar con Newell\'s a sabiendas de que ganar el título depende de sí mismo. La historia, para Boca, luego de perder ssu segundo partido sin Riquelme ni Gago, es bien distinta.
Con el pitazo final de Delfino, la alegría de San Lorenzo fue la desazón de Boca, que dio la sensación