Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/144424
Lavado de activos y contrabando en la frontera

Clan familiar se relacionaba con prófugos de la Justicia

Padre e hijos están procesados. se vinculaban con acusados por lavado.

Las investigaciones a una familia de Paso de los Libres acusada de lavar activos, traficar mercaderías y evadir impuestos, entre otros delitos, tenían vínculos con uno de los integrantes de una organización de funcionarios y empresarios que intervenían en el lavado de activos y tráfico ilegal de dinero, actualmente prófugo. Se trata de Jorge Antonio, Eugenia y su padre, Jorge Francisco Muiño, procesados con prisión preventiva en el contexto de la causa 6431/2017 por los delitos de negociación y operación de cambio sin autorización legal, contrabando de mercaderías, lavado de activos de origen delictivo y asociación ilícita. Lo que se les imputa es concretamente el tráfico de bienes sin autorización aduanera, además de haber salido e ingresado al país con grandes cantidades de dinero sin declararlos, moneda con la que realizaban “triangulaciones” de divisas entre nuestro país, Uruguay, Brasil y Paraguay. Para concretar estas maniobras mantenían contacto con Jorge “Coco” Gentil, un hombre investigado en el contexto de la causa 3.084/2016 pero está prófugo. Este está acusado de haberse asociado a Héctor Sebastián Garavone, Pablo Martín y Héctor Rodrigo Marsilli, y Ricardo Gustavo Aguirre, para poner en circulación activos ilícitos, provenientes de la trata de personas. Para ello estos sospechosos habían creado las firmas Gabac SRL, Awkward Transportes Limitada -de transporte de cargas-, Marga SRL -dedicada a servicios integrales, asesoramiento, exportación e importación de mercaderías y estibaje-, HCV-RCM SRL -de gestión logística- y la agencia Aguirre Automotores que integraba la firma Gusmar SRL, a través de las cuales introducían en el mercado legal los activos generados por la trata de personas con fines de explotación sexual. Los imputados antes mencionados, junto con María Cleila Spada, David Osmar Loza, Eduardo Matías Bravo y Leonel Elías Zappa, integrarían una organización que trasladaba pesos argentinos a la ciudad brasileña de Uruguayana, donde los cambiaban por reales y luego por dólares. Tanto David Osmar Loza como Jorge Gentil mantenían contacto con el clan de los Muiño, también dedicados al tráfico de mercaderías y dinero por el paso internacional fronterizo y también de comprar y vender divisas por fuera del mercado legal. Según el procesamiento del clan Muiño, además tendría vínculos con funcionarios estatales según se desprende de intervenciones telefónicas realizadas en el contexto de la investigación ordenada por la Justicia Federal. En una de estas comunicaciones, Jorge Antonio Muiño le comunica a su padre que había estado en la Casa de Gobierno donde “entregó un sobre” a un funcionario de alto rango. La transcripción de la comunicación realizada el 29 de junio de 2017, que está en el expediente, da cuenta de esta acción a la que se pondrá extrema atención para determinar las responsabilidades en lo ocurrido. Esta comunicación telefónica fue incluida como prueba en el auto de procesamiento en el que el clan Muiño fue embargado por cinco millones de pesos y se le dictó la prisión preventiva, y en el que se resolvió pedir información a los gobiernos de países limítrofes para conocer las actividades de los imputados en el exterior.s