Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/144476
En algunas zonas el suministro era intermitente

A 72 horas de la tormenta, continúan los inconvenientes con la falta de energía

Hubo problemas con el alimentador en el barrio Doctor Montaña. Anoche, más de 50 familias del San Roque Este cortaron la avenida Maipú.

Se cumplen hoy 72 horas del temporal que azotó a la Ciudad de Corrientes el sábado pasado y los inconvenientes en los barrios continúan. Al cierre de esta edición, unas 50 familias del barrio San Roque Este cortaban la avenida Maipú y calle Guayquiraró en reclamo por la falta de luz. Eran los mismos vecinos, que el domingo se concentraron frente a la planta de la Dirección Provincial de Energía de Corrientes (Dpec), reclamando la falta de luz. Ayer seguían con el mismo problema y pese a que la empresa de energía, les había asegurado que resolverían los inconvenientes, continúan sin suministro. En tanto, vecinos de varios barrios continuaron ayer con problemas en el suministro de energía eléctrica. A 48 horas de la tormenta que derribó parte del tendido eléctrico y provocó la interrupción del servicio, la indignación vecinal continuaba debido a que se demoraban los arreglos de la Dpec, debido a la amplia demanda. Desde la empresa estatal aseguraron que se atendieron numerosas requisitorias y hasta ayer quedaban 300 usuarios con baja tensión. Los mayores inconvenientes se registraron en el Doctor Montaña y Esperanza, donde además de luz, tampoco contaban con el servicio de televisión por cable. En tanto, en Santa Ana y San Luis del Palmar, el servicio fue repuesto. El intenso viento que se desató el sábado por la tarde en la ciudad generó gran cantidad de inconvenientes. “El viento ingresó por la zona de La Tosquera y atravesó la ciudad, provocando la caída de 80 árboles y 30 postes de energía, además hubo problema en la circulación vial, y la provisión de energía”, dijo el secretario de Coordinación del Municipio, Hugo Calvano. El funcionario comentó que tras el fenómeno meteorológico, la Comuna, junto con la Dpec y una empresa de telefonía se ocuparon de levantar los postes. En ese sentido, el interventor de la Dpec, Alfredo Aun, señaló que la tormenta provocó “un daño tremendo en toda la infraestructura urbana”. “Tenemos a todas las cuadrillas trabajando en todos los rincones, atendiendo un problema grave. Se sucedieron varios problemas que comenzaron con la afectación de árboles caídos. Es difícil justificar esta situación. Transmitimos a los usuarios que estamos utilizando todos los recursos para solucionar todo”, dijo. Explicó que el domingo por la noche se logró reparar dos alimentadores de energía en el barrio Doctor Montaña. “Ahí tuvimos el problema más importante, porque íbamos resolviendo y volvía el problema. Se iban detectando problemas, y debíamos buscar las fallas en medio de la zona del monte”, graficó y reconoció que la situación generada por la tormenta “fue la peor” desde que se encuentra en el intervención del organismo provincial. s