Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/145517
Su familia tambièn viajò a Malvinas

Identificaron a otro soldado correntino enterrado en las Islas

Carlos Alberto Frías, que integraba el Regimiento de Infantería de Mercedes, tiene la placa con su nombre en el cementerio de Darwin.

COR140319-010F02.JPG

Otros dos soldados argentinos de Malvinas sepultados en el cementerio de Darwin -oriundos de Corrientes y Córdoba- fueron identificados merced al Plan Proyecto Humanitario Malvinas que lleva adelante el Gobierno, y ahora son 112 los conscriptos cuya identidad se revela después de casi cuatro décadas de haber permanecido sepultados sin nombre. Se trata de Carlos Alberto Frías, de Corrientes, del Regimiento de Infantería 12 de la ciudad de Mercedes, y de Eduardo Antonio Vallejos, de la provincia de Córdoba, quien cumplía con el servicio militar cuando fue convocado a combatir en el archipiélago. Los familiares de los soldados fueron notificados del resultado de los análisis de ADN e integran la comitiva de 60 parientes de soldados caídos que viajó ayer a las Islas. En el marco de un viaje humanitario, el contingente de familiares aterrizó a las 8 en el aeropuerto de Malvinas; recorrió en micros los 35 kilómetros hasta el cementerio de Darwin, donde yacen enterrados 237 argentinos que murieron en el conflicto de 1982; participaron allí de una ceremonia religiosa a cargo del sacerdote argentino Ponciano Acosta, primo hermano de un caído en Malvinas, y dos curas de las Islas, uno católico y otro anglicano; y volvieron al continente durante la misma tarde. Para las 18.30 estaba previsto el arribo al aeropuerto de Ezeiza, donde serían recibidos por el canciller Jorge Faurie. “Pasaron 37 años de silencio e indolencia frente a los héroes y sus familiares. El Estado hoy los acompaña, les hace una caricia, los reconoce y les agradece por todo lo que han dado”, señaló el secretario de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Nación, Claudio Avruj, sobre las dos nuevas identificaciones. Según se precisó, falta verificar la identidad de diez soldados que están incluidos en el Plan y que descansan en el cementerio argentino en Malvinas con la leyenda “Soldado argentino sólo conocido por Dios”. Para llevar a cabo la identificación, fue necesario contar con muestras de ADN, tomadas entre marzo y diciembre de 2017 con el consentimiento previo de cada familia. Del diseño del proyecto participaron la Cancillería, los ministerios de Salud y Desarrollo Social, y del Interior, la Secretaría de Derechos Humanos, el Centro Ulloa, la Escribanía General de la Nación y el Equipo Argentino de Antropología Forense (Eaaf). La Secretaría de Derechos Humanos puso en marcha las acciones, luego de un acuerdo del Gobierno con el Reino Unido y la Cruz Roja Internacional. El Plan marcó “un hito sin precedentes a nivel mundial” y fue reconocido en noviembre pasado como parte del evento “Diplomacia al Servicio de los Objetivos Humanitarios”, que se realizó en la sede del Comité Internacional de la Cruz Roja en la ciudad suiza de Ginebra. El encuentro fue convocado por la Cruz Roja, junto a la Misión Permanente de la República Argentina y del Reino Unido ante los organismos internacionales en Ginebra, y tuvo como objetivo compartir las buenas prácticas y las lecciones aprendidas durante el desarrollo de la iniciativa humanitaria. Según los registros de la Secretaría de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Nación, fueron identificados 11 soldados que perdieron la vida durante la guerra de Malvinas y se encontraban enterrados como NN. Todavía resta conocer dónde descansan los restos de otros soldados correntinos, si están en Darwin, o no. Se trata de Rafael Barrios, de Ramada Paso; Raúl Horacio Dimotta, de Goya; Osmar Luis González, de San Cosme; Ramón Antonio Meza, de Curuzú Cuatiá, Pablo Obregón, de Corrientes; Vicente Ramón Pérez, de Mocoretá; Rito Florencio Portillo, de San Luis del Palmar; José Luciano Romero, de Perugorría y Marciano Verón, de Saladas, para los cuales sus familiares ya compartieron muestra de su ADN para cotejarlas con los restos de combatientes cuyos cuerpos aún se hallan en las islas.s