Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/145530
Doble crimen en Mendoza

El acusado se siente “gato” y pide ir a vivir con sus mascotas

Fue ayer durante una audiencia luego de que la defensa presentara un habeas corpus para que pueda ver a sus animales.

COR140319-019F01.JPG

El acusado del crimen de su madre y su tía israelíes en Mendoza pidió ayer a la Justicia que lo deje salir de la cárcel para vivir con sus mascotas en un viejo zoológico porque él se ve como persona pero en realidad es “un gato”. “Ustedes pueden creer que estoy loco, pero no lo estoy, me veo como persona pero soy un gato, tengo 37 hijos y preciso saber cómo están”, le dijo Gil Pereg de 36 años al juez Federico Martínez, en el marco de una audiencia a raíz de un habeas corpus presentado por la defensa. El juez y la defensa de Gil Pereg mantuvieron ayer la audiencia en el penal San Felipe de la capital mendocina, donde el israelí está detenido desde mediados de enero pasado con prisión preventiva por el asesinato de su madre, Pyrhia Saroussy de 63 años, y su tía Lily Pereg de 54. “Una persona que está con medicación psiquiátrica y habla lo que él dice, sin dudas precisa una atención psiquiátrica y es necesario que personal adecuado lo atienda”, dijo a Télam uno de los abogados defensores, Lautaro Brachetta, finalizada la audiencia. La presentación con el pedido de habeas corpus se realizó ayer ante un juez de turno, luego de que se conociera un video de Pereg que lo muestra en su celda desnudo, aullando y haciendo gestos de intentar arañar a los efectivos penitenciarios, como si fuera un gato. Los abogados contaron que su defendido habló con el juez y este le comentó que sufre la ausencia de “sus hijos”, en referencia a sus gatos, y le solicitó que se le traiga algunos de ellos a su celda. El juez pidió un informe al psiquiatra y psicólogos al establecimiento, que lo tendrá en el transcurso de la semana, para saber qué clase de medicación se le suministra ya que el israelí manifestó a sus defensores que desde que llegó al penal se le suministraron seis inyecciones. Pyrhia y su hermana Lily fueron vistas con vida por última vez el 12 de enero en la casa del acusado, situada en la calle Roca al 6000 de la localidad mendocina de Guaymallén, y el 26 de enero la Policía Científica encontró los cuerpos de las dos hermanas tapados con piedras y tierra en un sector del predio, por lo que Pereg quedó detenido. El hombre arriesga la pena de prisión perpetua y se espera que sea condenado en un juicio por jurado popular. En tanto, las víctimas ya descansan en paz en su país natal, en un cementerio privado de la ciudad de Rejovot, a 20 kilómetros de Tel Aviv.s