Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/160576

Actividad paranormal en la Casa de Tucumán

En la histórica Casa de Tucumán, escenario de la proclamación de la Indepen­dencia en 1816, se registra actividad paranormal, que incluye “ruidos, pasos, algu­na que otra sombra, alguna puerta que se abre sola, algu­na ventana que se abre sola”.

COR100720-024F01.JPG

Así lo aseguró la directora del Museo Casa Histórica de la Independencia en Tucumán, María Cecilia Guerra Oroz­co, para quien el lugar está impregnado de una energía particular que no pasa des­apercibida para los visitantes ni para el personal que traba­ja allí.

“Nunca es indiferente pa­sar por la puerta del Salón de la Jura porque la energía de ese espacio es distinta, es emocionante”, dijo Guerra Orozco en declaraciones a la emisora Cadena 3. Aseguró además: “Todas las personas que trabajamos aquí, cuando pasamos por el salón, nunca quedamos del mismo modo, o te emocionás o da escalo­fríos”. Según describió, mu­chos visitantes “lloran y otros cantan el Himno” cuando se encuentran en el lugar.

“Nosotros, que pasamos todos los días por este espa­cio, algo se siente, como una mística muy particular que no tienen otros espacios”, afirmó.

En tren de detallar las ex­presiones de actividad para­normal que se registra en el histórico inmueble, afirmó que se escuchan “ruidos, pa­sos”, sin explicación racional posible. Enumeró además que en la Casa de Tucumán en ocasiones se observa “al­guna que otra sombra, algu­na puerta que se abre sola, alguna ventana que se abre sola”.

“Se siente como una místi­ca muy particular que no tie­nen otros espacios”, aseguró Guerra Orozco.

“Creemos -sostuvo- que esta energía particular, llá­mese como se quiera llamar, convive con nosotros y so­mos muy respetuosos porque esta casa no es nuestra sino de todos los que estuvieron antes y quienes estarán des­pués”. Para la directora del Museo, “es nuestra historia y seguramente estos ruidos y cosas con las que convivimos forman parte de la historia de esta casa”.

La casa original fue cons­truida durante la década de 1760 por el comerciante Die­go Bazán y Figueroa, para ser otorgada como dote al matri­monio de su hija Francisca Bazán con el español Miguel Laguna, y como el matrimo­nio tuvo gran descendencia, en algún momento llegaron a vivir en la casa más de quince personas.

En la época de la Revolu­ción de Mayo, la casa perte­necía a los descendientes de Francisca Bazán y no existe registro de la fecha en que la casa fue alquilada por el go­bierno revolucionario para usarla como cuartel para oficiales y tropa en los meses que siguieron a la Batalla de Tucumán. Aún alquilada por el Estado, fue asignada para las sesiones del Congreso de Tucumán, que funcionó en ella entre marzo de 1816 y enero del año siguiente. 

Para la mayor comodidad de las sesiones, se derribó una de las paredes interio­res que dividían dos de las tres salas ubicadas entre el primer y segundo patio. Allí se montó el salón ampliado donde se proclamó la Decla­ración de Independencia el 9 de Julio de 1816