Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/113471

La improvisación y el enojo del público empañaron lo que debió ser una fiesta

El espectáculo, que debía empezar a las 22.30, inició a las 0.30. debía du­rar tres horas, pero sólo se realizó durante dos.

La dulzura de Ana Cla­ra al pedir las disculpas del caso, al igual que el buen español de Alexandre Pires cuando ingresó al escena­rio, no alcanzaron a calmar al numeroso público -pese a que el club Boca Unidos no estaba colmado-; tras la espera de más de dos horas para el inicio de un espectá­culo previsto para las 22.30 y que comenzó a las 0.30. Lo cierto es que fueron varios los detalles que empañaron un espectáculo que debió ser perfecto, por la excelen­cia musical de los artistas que subieron al escenario, no sólo los internacionales, sino también los locales que -vale decir- el día anterior debieron pasar varias peri­pecias (ver más adelante).

En primer lugar, el espacio elegido para el espectáculo era una complicación para los que, deseosos de ver a los nombres más importan­tes de la música brasileña, compraron sus entradas. Luego no hubo diferencia­ción a la hora del ingreso. No importó si la entrada fuera vip oro, plata, platea o general. Todos ingresa­ron por el mismo lugar, lo que dificultó bastante llegar hasta cada sitio. A esto debe sumársele que había gente esperando para ingresar al estadio desde muy tempra­no, porque informaron que las puertas se abrirían a las 19, y lo hicieron pasada las 20.30.

Ahora, una vez supera­das todas estas situaciones, que comenzaron a molestar al público, la situación se calmó cuando comenzó el espectáculo de Sem Papel, dado que lo correntinos hi­cieron gala de su trayectoria e invitaron al joven artista Matías Gómez, quien de­mostró el porqué era justo que estuviera en ese esce­nario. Hasta allí todo tran­quilo. Mientras el público esperaba que se prepararan los artistas principales co­menzaron a hacer largas colas -algunas duraron más de una hora- para conseguir una gaseosa u otra bebida que, con muchas suerte, es­taba a una temperatura res­petable. La situación con los baños, algo parecido. Pero, el momento más tenso llegó cuando después de una hora de espera debieron anunciar al público que el espectá­culo se retrasaría dos ho­ras más, porque el camión que traía los instrumentos y el es­cenario de los artistas había sido demorado en la aduana y recién había llegado.

A las 23.30 comen­zó el armado, no sólo del escenario, sino también de la incorporación de los ins­trumentos, por lo que los artistas más reconocidos de Brasil actuaron sin realizar las pruebas de sonido, algo que se notó y mucho con la joven de 23 años invitada por Alexandre Pires y Luiz Carlos para esta gira, mien­tras que ellos demostraron que tienen muy bien aceita­do el espectáculo, porque se lucieron en cada presenta­ción. Esta demora hizo, por supuesto, que el espectáculo anunciado de tres horas se redujera a dos y -además- que fueran perdiendo mu­cho público con el correr de los minutos.

Lo cierto es que el show finalizó a las 2.36 de la ma­drugada, con un estadio lle­no a la mitad.

Es cierto que un incon­veniente de esta naturaleza puede suceder, pero no se entiende que suceda a artis­tas de la talla de Pires y Luiz Carlos, que incluso -como ellos mismos explicaron- iniciaron su gira el año pasa­do en Argentina -Posadas- y la finalizaron en el mismo país en Corrientes, por lo que se considera que debe­rían saber cuáles son los trá­mites que se deben realizar para pasar por la aduana y llegar en tiempo y forma al lugar donde se presentarán.

Después de todo esto, lo cierto es que muchos de los enojos se fueron disipan­do, principalmente cuando los artistas aparecieron en escena, porque, vale decir, pusieron lo mejor de sí. Lás­tima la cantidad de colados en sectores para los cuales no estaban habilitados, que en algunos casos impidie­ron disfrutar del show.