Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/114499

Condenan a 13 años de prisión a un hombre que quiso matar a su esposa

En la mañana de ayer el Tribunal compuesto por Romelio Díaz Colodrero como presidente, y Julio Ángel Duarte y José Luis Acosta como vocales, leyó la sentencia en la que encon­traron culpable a Sebastián Medina por el delito de “ho­micidio calificado por la re­lación de pareja con la vícti­ma, por mediar violencia de género en grado de tentativa y lesiones leves calificadas por el vínculo en concurso real”.

En la lectura del fallo se informó que ahora Medi­na va a cumplir su condena en una Unidad Penal de la capital provincial, pero no se especificó cuál.

El hecho ocurrió en ju­nio del año pasado cuando Medina hirió con golpes y un arma blanca a su esposa e hija, en una casa ubicada por calle Perú al 20 en Goya, en el barrio Medalla Mila­grosa. El agresor, luego de varias horas de estar atrin­cherado, fue reducido por un policía que ingresó a la casa disfrazado de médico.

Luego del hecho, la mujer, una hija y Medina perma­necieron internados, este último en carácter de de­tenido. Durante toda la ne­gociación, que duró varias horas, Medina se negaba a entregarse y manifestaba que no quería ir preso. La mujer, identificada como Ivana Canteros, de 30 años, sufrió diferentes lesiones y cortes con un cuchillo. La hija de ambos en tanto, pre­sentó golpes en la cabeza y una herida cortante en el rostro, y ambas fueron in­ternadas en el nosocomio.

Medina había sido llevado en ambulancia a la guardia del hospital local para ser asistido, debido a que tam­bién evidenciaba diferentes lesiones, y luego fue trasla­dado a la comisaría. Cuando eran las 21.30, un efectivo policial perteneciente a la brigada de la URII de Goya se vistió como médico y se acercó a Medina, quien accedió a ser revisado por él y en segundos logró re­ducirlo quitándole el arma blanca con la cual se había autolesionado varias veces en el pecho en presencia de la Policía.

La mujer sufrió el seccionado de un dedo de la mano, aunque afortunada­mente no corrió peligro su vida; la menor sufrió lesio­nes leves.s