Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/114542

El municipal itateño sindicado como jefe de una narcobanda internacional

Su inconsistencia fiscal lo puso al descubierto. Lo busca Interpol.

La Procuraduría de la Narcocriminalidad (Procunar) solicitó la semana pasada un pedido de captura internacional para Luis “El Gordo” Saucedo sindicado como el principal integrante de una organización narco que opera en Paraguay y en siete provincias donde distribuyen estupefacientes.

El prófugo es un conocido vecino de la localidad de Itatí, y según los expedientes judiciales “fue empleado de la Municipalidad de Itatí, realizando aportes previsionales desde por lo menos el mes de octubre del año 2010 hasta el mes de septiembre del año 2015”, con haberes mensuales declarados de $8.000. Las autoridades locales sostienen que pertenece a la planta permanente de la Comuna, pero que actualmente está inactivo porque “tiene certificado médico”.

La hipótesis que sostienen los investigadores de la causa judicial es que paralelamente a su empleo en el Estado local organizó una asociación ilícita para el tráfico de estupefacientes, pero para lograr este fin armó un entramado de relaciones con otras organizaciones para posibilitar la falsificación de documentos de vehículos.

Además se lo sindica como el autor de maniobras financieras tendientes a incorporar al sistema legal dinero del narcotráfico. Según la Procunar, Luis Saucedo “detenta el poder de decisión respecto de cada maniobra ilícita desplegada y principal gestor de los vínculos entre ese grupo y otras organizaciones, tanto para la compra como para la venta del material narcótico traficado”, pero también es sindicado como el que llevaba adelante el manejo financiero del grupo.

El segundo en la línea de mando de la organización es Ricardo “El Chino” Piris, quien es parte de “una serie de colaboradores, quienes se relacionaron con su líder sobre la base de un estrecho vínculo de confianza”. En las averiguaciones se descubrió que éste, “si bien se desconocía cuál era su actividad laboral, resultaban sospechosas las diversas entradas y salidas del país, más precisamente hacia la República del Paraguay”. Respecto a su situación patrimonial, durante la investigación surgió que circulaba con automóviles de alta gama y que había adquirido inmuebles de importante valor en la localidad, aunque “no poseía aportes realizados durante los años 2014 y 2015”.

Uno de los inmuebles adquiridos por Piris sería un caserón ubicado en el microcentro de la localidad en el que se instaló un lugar de alojamiento de viajeros, cuyo nombre de fantasía sería el de los apodos de sus hijos. En este contexto, las sospechas de actividades ilícitas también sobrecaen en su pareja, Mariela Terán, a quien se sindica como partícipe de las operaciones ilícitas, al supuestamente registrar a su nombre los rodados utilizados para el traslado del estupefaciente.

Para realizar la acusación los investigadores tomaron como base el hecho acontecido el 25 de octubre de 2014. Ese día Terán denunció en la comisaría local que le habían sustraído su automóvil Volkswagen New Beetle, pero minutos después ese vehículo fue encontrado a la vera de un camino vecinal con casi 200 kilogramos de marihuana. El Ministerio Público sostiene que el tiempo transcurrido entre el supuesto hurto y el accidente es escaso para la carga de esa cantidad de estupefacientes.

Este fue el hecho por el que fue privada de la libertad y por el que declaró ante el juez subrogante Juan Carlos Vallejos. Otro de los sindicados como partícipes de la organización es Elías “El Javi” Sánchez, quien permanece privado de la libertad por otra causa por narcotráfico abierta en la provincia de Buenos Aires, y por otra de Rosario.