Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/114887

Preocupación en Itatí por la merma de turistas tras los operativos antinarcos

Acusaron a los medios de generar una imagen negativa de la localidad.

La mañana en Itatí era calurosa y pese a ser un día hábil, se podía advertir el arribo de foráneos que habían prometido visitar a la patrona del pueblo. Cerca del mediodía, en un local de comidas a pocos metros de la Basílica, un televisor encendido convocaba la atención de los parroquianos ya que en un canal de cable de Buenos Aires, un funcionario judicial hablaba de los últimos avances de las investigaciones por narcotráfico que involucra a la hija del intendente de esa ciudad, y a los hermanos de dos concejales.

En la entrevista televisiva el fiscal general federal de Corrientes, Carlos Schaefer, evita realizar acusaciones, pero aclara: “No nos sorprendería si hay vínculos políticos porque nosotros todo el tiempo hacemos investigaciones a políticos, pero si en la causa están vinculados políticos, sería muy grave”. Cerca del local de comidas está el Municipio, donde el jefe comunal, Natividad “Roger” Terán esperaba a periodistas de varios medios de comunicación para una ronda de prensa organizada a último momento.

“Se habló mucho de Itatí en estos últimos días, pero seguimos con una vida normal aunque hay temor en nuestra gente, los canales televisivos magnificaron mucho y molestó a los vecinos porque al pueblo llega mucha gente todos los días”, explicó el intendente mientras se acomodaba en el sillón de su despacho. Desde el punto de vista de Terán, el estado público que tomaron los operativos de las fuerzas de seguridad para desbaratar organizaciones criminales que operan en la zona “afecta a la economía” del pueblo, que tiene como principal actividad el turismo.

El jefe comunal -de 50 años- se quejó que “hay menos visitas porque la gente está asustada y acá los vecinos están conmovidos por lo que se difunde. Los canales mandan el mensaje de que en Itatí no se puede estar, que es un caos y, por supuesto, esto afecta. Ni el pescador viene, porque se siente incómodo con todo esto. Esta semana paró la actividad”.

Lamentó la situación y acusó de esto al Gobierno nacional, de aprovechar el trabajo de la Justicia para tener rédito político. Y fue cuando se refirió a los dichos de la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, quien afirmó que la localidad está manejada por la “narcopolítica”. Terán fue claro al afirmar que “se ve una intencionalidad política, porque se busca pegar al funcionario kirchnerista. Es una movida política y es sorprendente que antes de saber los datos que tiene la justicia ella (Bullrich) salga a hablar”.

Evitó partidizar la problemática al advertir que las sospechas de vínculos con el narcotráfico tiñen de dudas a todos los que forman parte de los estamentos gubernamentales, y por ello “se ha solicitado que todos los empleados del gabinete municipal y del Concejo Deliberante sean investigados y observados, para tener un panorama real de la situación”. En este sentido afirmó que, aun cuando su hija “tiene un problema” con la Justicia, “no hay vinculación del intendente o del Municipio con el narcotráfico”.

Quiebre polÍtico

Los resonantes casos de narcotráfico que involucran a familiares de políticos de Itatí se da en medio de una controversia entre un grupo de concejales y el Poder Ejecutivo local. El conflicto comenzó en 2014, meses después que Natividad “Roger” Terán y Fabio Aquino -de 36 años- ganaron las elecciones y asumieron como intendente y vice, respectivamente.

Las diferencias de criterios en la conducción de la Comuna generaron que Aquino decidiera abandonar el espacio político del Frente para la Victoria para sumarse a Encuentro por Corrientes, y en los últimos meses a Cambiemos. Debido a que el diálogo entre ambos espacios es nulo, el Poder Ejecutivo y los concejales no tuvieron reuniones para analizar el impacto que tiene el narcotráfico en la localidad.

Problemática vieja

El narcotráfico en la zona de Itatí es una actividad que se desarrolla desde hace al menos una década. Los grupos criminales operan en los 150 kilómetros de costa del río Paraná en la que Corrientes limita con el Paraguay, desde Ituzaingó hasta Paso de la Patria. La organización del traslado de la marihuana se basa en estrategias aprendidas del tráfico de mercaderías. “El contrabando no se va a terminar nunca”, dijo a NORTE de Corrientes un vecino de la costa itateña.