Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/147641
MÁS CASOS DE APUESTAS ILEGALES

Un correntino rechazó y denunció un intento de soborno en un torneo

Se trata de Octavio Volpi, tenista oriundo de la ciudad de Goya, que fue contactado por la mafia duran­te un ITF World Tennis Tour.

COR150519-029F01.JPG

Octavio Volpi empuñó una raqueta, por primera vez, a los 4 años, en Goya (Corrien­tes). Se entrenó en Resisten­cia, desde los 12, con Rubén Ré, un reconocido formador de jugadores que trabajó, entre otros, con Leo Mayer y José Acasuso, y falleció en 2013. Hoy tiene 19 y su de­sarrollo tenístico se demoró más de lo proyectado porque una cirugía de muñeca dere­cha en 2017 y una de cadera izquierda el año pasado lo obstaculizaron.

De tiros fortísimos y bue­nos desplazamientos más allá de su gran altura, la se­mana pasada Volpi encaró el ITF World Tennis Tour (ex Future) en el Abierto de Sa­avedra, con mucha ilusión. Sin embargo, antes de de­butar, el pasado lunes 6 por la noche, recibió un inespe­rado contacto por el chat de Facebook que lo perturbó. Un desconocido le dio a en­tender que podía ganar di­nero si se dejaba perder.

“El lunes a la noche me es­taba por acostar y, desde un usuario de nombre Frances­co Greco, me escriben: Hola Octavio estas? Yo respondí: Hola. Y me llegó otro men­saje: Hola. Quería hablarte por buena oportunidad de hacer dinero, hermano. Le envié dos signos de pregun­ta porque no entendía nada, me asusté. Y me respondió: Juega el doble mañana, no? Se podría hacer? Entendis­te, sí? Me puse muy mal. Automáticamente no res­pondí más. Hice capturas de pantalla, se las mandé a mi entrenador, Ignacio Gonzá­lez King, y me fui a dormir como pude”, dijo Volpi a La Nación.

El martes, el correntino jugó en el cuadro individual y perdió frente a Thiago Ti­rante por 6-4 y 6-1. Y ni bien terminó el match se dirigió a la mesa del supervisor, Alejo Russell (h.), para denunciar lo que le había sucedido. “Alejo le sacó fotos a mi te­léfono y envió el reporte a la TIU (Unidad de Integridad del Tenis, el organismo an­ticorrupción). Hasta ahora nadie se comunicó conmi­go. Realmente me puse muy mal. Mi entrenador me ha­bló mucho sobre el peligro de estas cosas y me agarró más miedo todavía. La próxi­ma vez directamente no voy a contestar nada. Eso fue todo lo que pasó. Me sirve de experiencia para la próxima vez que me suceda”.

Volpi reconoció que, en­tre los jugadores, suelen dialogar sobre las apuestas y los arreglos de partidos: “Después de lo que pasó con Marco Trungelliti (N.delaR.: el santiagueño confesó, el 10 de febrero pasado en La Na­ción, un intento de soborno rechazado que indirecta­mente derivó en la sanción a otros jugadores), todo el tiempo hablamos entre no­sotros”.

A mediados de febrero, luego de la confesión de Trungelliti, Agustín Calleri y Mariano Zabaleta, presi­dente y vicepresidente de la Asociación Argentina de Tenis, respectivamente, brindaron una conferencia de prensa para oficializar a Gastón Gaudio como capi­tán del equipo de Copa Da­vis y, allí mismo, afirmaron públicamente que estaban trabajando “en un protocolo para erradicar el flagelo de las apuestas y empezar a ca­pacitar a los juniors que es­tán próximos a incursionar en el profesionalismo y a los entrenadores”. Sin embargo, en ninguno de los cinco ITF World Tennis Tour que se ju­garon en el país durante esta temporada los jugadores re­cibieron charlas educativas por parte de la AAT.

“Yo creo que la Asociación o la ITF deben dar cursos a los que estamos empezando en el profesionalismo, como yo. Uno es nuevo en todo esto y no se da cuenta de muchas cosas. Nos sentimos bastante desprotegidos”, afirmó Volpi. s