Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/147664

Índices que hacen historias

Los números en con­tra, de la inflación y la economía en general, respaldan una duda razonable sobre el entusiasmo de Macri y Cía. respecto de las bondades del camino emprendido.

El Índice de Precios al Consumidor (IPC) corres­pondiente al mes de abril fue de 3,4% y deparó un impensado alivio a la Casa Rosada, donde se habían preparado para hacer frente a otra muy mala noticia, sin embargo, la cifra que divulgó el Insti­tuto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) estuvo bastante lejos del escandaloso 4,7% de marzo y muy por debajo del 4% que habían pronosticado las consultoras privadas. Es extraño, pero está dentro de los parámetros de probabilidad. Así y todo, el indicador es todavía muy alto y evidencia que el proceso inflacionario, aunque algo atenuado, sigue su curso. La merma registrada en el IPC no da garantías. En cualquier país ordenado una inflación men­sual del 3,4% encendería luces de alarma, pero en la Argentina se ha convertido casi en una normali­dad. Según el presidente Mauricio Macri este “es el camino correcto, por aquí hay futuro”, lo dijo ayer en una visita al pueblito de Loreto, que sueña con cambiar su destino con una avalancha de turismo en el Iberá. Al menos eso es lo que le prometen.
El punto es que aunque la infla­ción estuvo por debajo de los es­perado, la acumulación espanta. En los primeros cuatro meses del año sumó 15,6% y en la evolución interanual -de abril de 2018 hasta abril de 2019- el índice trepó al 55,8%. Es la tasa más alta desde 1992, en enero de ese año se registró un pico interanual más alto. Traducido: después de 27 años, el país vuelve a transitar por el mis­mo sendero inflacionario. No es el único récord (nega­tivo) que inscribió el gobierno de Cambiemos en estos cuatro años de gestión. Los números en contra, de la inflación y la economía en general, respaldan una duda razonable sobre el entusiasmo de Macri y Cía. respecto de las bondades del camino emprendido.
En la región NEA, por ejemplo, y solo atendiendo el ítem “Inflación”, el resultado de esta experiencia ha sido devastadora. En el Nordeste, que comprende a las pro­vincias de Corrientes, Chaco, Formosa y Misiones, la inflación acumulada en los primeros cuatro meses de 2019 es mucho más alta que en cualquier otro punto del territorio nacional. Con 17,7% se ubica dos puntos arriba del promedio general. La segunda más alta es la región NOA con 16,9%.
Más grave aún el acumulado interanual -de abril a abril- muestra al Nordeste otra vez a la cabeza del ran­king con un total de 58,9%, tres puntos arriba del pro­medio nacional. Durante este período, el rubro alimen­tos y bebidas acumuló una suba del 67%, el transporte 70,5%; bienes y servicios 65,6%; salud 63,9%. Dicho de otro modo, los correntinos y los habitantes de las provincias vecinas sufrieron durante el último año el impacto más fuerte de la inflación, en ninguna otra región del país su­cedió algo igual.
A la luz de los números que arro­jan la estadística oficial, el 3,7% de abril no constituye ningún alicien­te, por el contrario viene agravar la situación compleja que enfrentan los sectores más vulnerables de la población. Y en ese sentido, no hay que perder de vista que Corrientes tiene un 49,3% de índice de pobre­za, el más alto del país.
Un dato que no es menor, dentro del rubro más rele­vante de la medición del Indec, que es Alimentos y Bebi­das, la diferencia entre el acumulado anual en la región NEA (67%) y el promedio nacional (66,2%) habla a las claras de la incidencia del proceso inflacionario en el in­terior del país. Otro ejemplo, en el Gran Buenos Aires el acumulado anual fue de 64,7%. Asimetría pura. Si a esto se le agrega el retraso de los salarios respecto de la esca­lada de los precios o la falta de oportunidades laborales (desocupación), el cuadro se vuelve todavía más comple­jo. Durante este primer cuatrimestre, el rubro Alimentos y Bebidas subió 18,7% a nivel nacional, mientras que en la región NEA creció 19,6%. ¿Alcanzará con los precios esenciales para mitigar el drama inflacionario?