Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/154259
GLORIA SEGOVIA

“Desde el Cielo es una muestra que nos permite honrar el trabajo de mi hijo”

Hasta mañana quedará expuesta la muestra de Ezequiel Segovia, realiza­da por su familia en honor al joven que falleció hace un año.

Ezequiel Segovia tenía tan sólo 37 años de edad cuan­do se despidió del mundo terrenal. De esto hace poco más de un año, específica­mente el 25 de octubre de 2018, y entre los muchos sueños que habrán queda­do truncos por la corta edad que tenía al partir, hubo uno que su familia conocía y pudo hacer realidad. Es que el joven desde siempre fue un artista autodidacta que se había propuesto realizar su primera muestra para ce­lebrar sus 40 años. La vida no se lo permitió, pero su fa­milia a unas pocas semanas de conmemorarse un año de su adiós, cumplió su sueño. “No se trata sólo de cumplir su sueño, sino que, como fa­milia, para nosotros es una hermosa posibilidad de re­cordarlo, hacer conocer sus obras y sobre todo mostrar su talento”, dijo a NORTE de Corrientes su madre, Gloria Inés Ramírez de Segovia.

En las históricas paredes del Museo Casa Molina se exponen 22 obras realiza­das con distintas técnicas, incluso hay algunas con papel corrugado, y soportes además de varias artesanías. “La verdad es que tenemos muchas obras de él no sólo en casa, sino distribuidas en los hogares de familiares y amigos. Muchos de ellos nos cedieron los cuadros para poder exponerlos”, aclaró.

La familia decidió que la muestra llevara el nombre “Desde el Cielo”, primero porque consideran que es allí desde donde Ezequiel puede disfrutar de este mo­mento tan soñado y pensa­do para él, y por otro, por­que hay muchas obras que son muy espirituales. “Sus cuadros se basan en lo es­piritual, religioso, familiar, también hay paisajes y ani­males”, recalcó su mamá con un tono de emoción.

Hoy mira hacia atrás y lo visualiza pintando en cada rincón de la casa, en todo momento, incluso en sus momentos de internación. Para la familia nada será igual sin él, pero la posibi­lidad de realizar esta mues­tra ayuda a contener tanto dolor. Saber que sus obras fueron expuestas y que no quedaron encerradas en un baúl de recuerdos es un paso importante. Sostienen que Ezequien creó tantos cuadros que seguramente habrá una segunda muestra, aunque todavía no piensan en eso, sólo en disfrutar este momento con el acompaña­miento de la gente que día a día recorre Casa Molina.

La exposición de arte realizada por esta madre para su hijo podrá ser visi­tada hasta el mañana, 9 de diciembre.