Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/154318
EN LA CÁMARA DE DIPUTADOS DEL CONGRESO DE LA NACIÓN

Alberto F. juró como nuevo presidente: “Vengo a convocar a la unidad”

Tras recibir los atributos de Mauri­cio Macri, llamó a terminar con el hambre y convocó a defender los de­rechos de las mujeres.

La Asamblea Legislativa tomó ayer juramento al pre­sidente Alberto Fernández y a su vice Cristina Fernández de Kirchner, en una ceremo­nia en la que Mauricio Macri le traspasó a su sucesor los atributos presidenciales y que culminó con un discur­so del mandatario, en el que llamó a la “unidad de toda la Argentina”.

También llamó a terminar con el hambre y convocó a defender los derechos de las mujeres, a la vez que abogó por “un contundente Nun­ca Más” a “una justicia que decide y persigue según los vientos políticos del poder de turno”.

La ceremonia fue presi­dida por la vicepresidenta saliente Gabriela Michetti, quien abrió la sesión a las 11.16 y, tras leer el secreta­rio parlamentario, Marcelo Fuentes, la resolución del acta de proclamación, se conformaron las comisiones de Exterior e Interior que recibieron a Alberto Fer­nández y Cristina Kirchner. Tras un cuarto intermedio, las autoridades de ambas cámaras recibieron, enca­bezadas por Michetti, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y la presidenta provisional del Senado, Claudia Ledesma de Zamora, en primer término a Cristina Fernández y lue­go arribó Alberto Fernández junto a su pareja, Fabiola Yáñez. Luego de firmar los Libros de Honor del Senado y de la Cámara de Diputados de la Nación, en el “Salón Azul”, los integrantes de la fórmula presidencial se di­rigieron al recinto y fue el propio Alberto Fernández, quien ayudó a Michetti a desplazarse hasta el estrado, donde se realizó la jura.

El primero en jurar fue Fernández, quien lo hizo por “Dios, por la Patria y los Santos Evangelios”, mien­tras que Cristina utilizó la fórmula “Por Dios, la Patria y el pueblo, como siempre, me lo demanden”. Conclui­da la jura ante la Escribana General de la Nación, Macri procedió a traspasar a su sucesor los atributos pre­sidenciales, el bastón y la banda presidencial, en me­dio de una gran ovación de los presentes, que incluyó la marcha peronista y el cánti­co tradicional de la juventud peronista con vivas a Néstor y Cristina Kirchner. En con­traste con otras asunciones y Asambleas legislativas de mandatos presidenciales kirchneristas, esta vez no hubo globos, ni banderas, ni pancartas ni carteles en las bancas; como tampoco “lluvia” de papelitos desde los palcos.

A la falta de banderas del Frente de Todos, Juntos por el Cambio desplegó una con los colores de Argentina que decía “Vamos Macri” y la izquierda una propia repu­diando “las situaciones en Chile y en Bolivia”.

En medio de aplausos, el mandatario saliente se reti­ró del recinto con un fuerte abrazo a su sucesor.

En su discurso de casi una hora, el mensaje del Presi­dente fue aplaudido en una veintena de oportunidades, pero los momentos más sa­lientes fueron cuando hizo alusión a la defensa de los derechos de las mujeres, la soberanía sobre las Islas Malvinas y el llamado a eli­minar la grieta, que gene­raron respaldos tanto del oficialismo como de la opo­sición.

Al concluir el mensaje, Al­berto Fernández se emocio­nó al agradecer a sus padres, al ex Procurador General de la Nación, Esteban Righi y al ex presidente Néstor Kir­chner.

Luego de agradecer a la vicepresidenta Fernández de quien ponderó su “pro­funda generosidad y su vi­sión estratégica”, el flaman­te mandatario recordó una de las frases más tradicio­nales del ex presidente ra­dical Raúl Alfonsín. “Cuan­do mi mandato concluya, la democracia argentina esta­rá cumpliendo 40 años de manera ininterrumpida.

Ese día quisiera demos­trar que Raúl Alfonsín tenía razón cuando decía que con ‘la democracia se come, se cura y se educa’”, acotó Fer­nández e instó a los argen­tinos: “Pongámonos de pie y empecemos nuevamente nuestra marcha”.

Entre los presentes se encontraban los goberna­dores radicales Gerardo Morales (Jujuy) y Gustavo Valdés (Corrientes), y los peronistas Gildo Insfrán (Formosa), Jorge Capitanich (Chaco), Adolfo Rodríguez Saá (San Luis), Sergio Zilio­tto (La Pampa), Sergio Uñac (San Juan), Juan Schiaretti (Córdoba), Alicia Kirchner (Santa Cruz) , Mariano Ar­cioni (Chubut) y Omar Pe­rotti (Santa Fe).

También estuvieron los referentes de derechos hu­manos Adolfo Pérez Esqui­vel, Hebe de Bonafini, Nora Cortiñas y Taty Almeida, los sindicalistas Hugo Mo­yano, Héctor Daer, Antonio Caló y Andrés Rodríguez y los empresarios Daniel Vila y Marcelo Tinelli.

Además, asistieron los integrantes de la Corte Suprema de Justicia, Ri­cardo Lorenzetti, Carlos Rosenkrantz, Juan Carlos Maqueda y Horacio Rosatti.

También estuvieron los nuevos ministros del ga­binete nacional: el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; de Producción, Matías Kul­fas; de Economía, Martín Guzmán; de Justicia, Mar­cela Losardo; de Relaciones Exteriores, Felipe Solá; de Seguridad, Sabina Fréde­ric; de Educación, Nicolás Trotta; de Transporte, Ma­rio Meoni; de Agricultura, Luis Basterra y la secretaria Legal y Técnica, Vilma Iba­rra; el ministro de Ciencia y Tecnología: Roberto Salva­rezza; de Defensa, Agustín Rossi; de las Mujeres, Géne­ros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta; de Desarro­llo Social, Daniel Arroyo y de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, entre otros.

Entre las ausencias se destacó la de la jefa de la Coalición Cívica, Elisa Ca­rrió, acostumbrada a los faltazos en asambleas le­gislativas. Otras presencias fueron la de Estanislao, el hijo de Alberto F.; que lu­cía un pañuelo multicolor representativo de la diver­sidad. Los ex presidentes Eduardo Duhalde y Carlos Menem también ocuparon un palco, e incluso se saca­ron una selfie a pedido de Zulemita Menem