Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/154332
POR LA PERSECUCIÓN JUDICIAL QUE VIENE SUFRIENDO

La Corte Interamericana dio la razón a Tato RF y condenó al Estado argentino

Sostiene que fue preso ar­bitrariamente. Impuso sancio­nes.

“El Estado (argentino) es responsable por la violación al derecho a la libertad per­sonal (...) y al derecho a la presunción de inocencia en perjuicio del señor Rome­ro Feris”, señala en su parte resolutiva el fallo que dic­tó la Corte Interamericana de Derechos Humanos en el caso de la demanda que entabló el ex gobernador de la Provincia de Corrientes por la persecución judicial y política que viene padecien­do desde hace 20 años. El acoso tribunalicio comenzó a mediados del 1999 y aho­ra, dos décadas después, un organismo de rango interna­cional que es parte de la Or­ganización de Estados Ame­ricanos (OEA) le dio la razón y condenó al país por los abusos que se cometieron en su contra al encarcelarlo sin justificación.

En resumen la Corte Inte­ramericana dictaminó que la detención de Raúl Rolando “Tato” Romero Feris fue ar­bitraria, que no correspon­día pues no se ajustaba a derecho y que era violatoria de la Convención de los De­rechos Humanos, instru­mento que tiene rango cons­titucional en la Argentina. Los argumentos utilizados por el juez interviniente en su momento (Mario Payes) “no están basados en he­chos específicos, en crite­rios objetivos y en una ar­gumentación idónea”, dice el organismo. Sostiene que “por el contrario, los mismos reposan en meras conjetu­ras a partir de criterios que no se corresponden con las particularidades del caso y que consisten más en bien en afirmaciones abstractas. Lo anterior sería indicativo de un manifiesto y notorio apartamiento de los criterios establecidos por la jurispru­dencia en esta materia”.

El fallo de la Cidh, que se dictó en octubre, pero que se conoció oficialmente ayer, tiene una contundencia que desmoronan todo el anda­miaje que se armó en la Jus­ticia de Corrientes para en­juiciar y mantener privado de su libertad a Tato Rome­ro Feris. “Confirma todo lo que hemos venido diciendo durante tanto tiempo, que fueron causas armadas con jueces especiales para con­denarme”, señaló el líder del Partido Nuevo apenas trascendió los términos de la resolución. Se espera en el próximos días una serie de medidas de los abogados defensores de Tato Romero Feris para apurar el cumpli­miento de la sentencia y lo­grar la inmediata libertad del ex gobernador y dos veces intendente de la Capital (ver aparte).

Es más, el fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos tiene una enver­gadura inusitada pues sienta un claro precedente en con­tra del uso desproporciona­do -malsano- de la prisión preventiva, un tema que está en pleno debate en la Argen­tina y en otros países. Inclu­so el papa Francisco se refi­rió recientemente a este pro­blema y con tono admonito­rio al hablar del “lawfare”, es decir la persecución judicial a dirigentes políticos.

La condena contra el Es­tado argentino que acaba de firmar la Corte Interameri­cana de Derechos Humanos ubica a Romero Feris como una de las primeras víctimas de “lawfare” en estas latitu­des.

El nuevo gobierno argen­tino (con Alberto Fernández a la cabeza) no solo tendrá que hacerse cargo de la re­paración de las violaciones a las que fue sometido Ro­mero Feris, seguramente prestará especial atención al mensaje que trasunta del fa­llo del organismo de la OEA. No hay que descartar que lo usen como paraguas para los representantes del kirchne­rismo -incluida la vicepresi­denta Cristina Fernández de Kirchner- que están sufrien­do la embestida judicial con detenciones preventivas que algunos jueces resuelven ar­bitrariamente. s

ROMERO FERIS.

“Tengo que estar libre”

El fallo de la Corte Interamericana de De­rechos Humanos (Cidh) que dio la razón a Raúl “Tato” Romero Feris viene a coronar una extensa y extenuan­te batalla que libró, en distintos estamentos, el ex gobernador de la Provincia y dos veces intendente de la Ca­pital para ejercer su derecho a la defensa y argumentar su inocen­cia. “Era lo que venía­mos sosteniendo, con mis abogados, desde hace 20 años. Aquí no había justicia, se armó un paquete de causas para alejarme de la po­lítica; me enjuiciaron, me condenaron y pri­varon de la libertad sin las garantías del debido proceso, con jueces y tribunales especiales”, reseñó el líder del Par­tido Nuevo apenas se conoció la resolución.

“Tengo que estar li­bre, la detención a la que fui sometido, y que todavía estoy sufriendo, es arbitraria, lo dice un organismo internacio­nal ¿qué más se nece­sita para demostrar que todo lo que hicieron en mi contra es ilegal?”, se preguntó Tato y resaltó la trascendencia del fa­llo, que sienta un pre­cedente significativo en contra de la prisión pre­ventiva como instru­mento de condena.