Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/154335
HOMICIDIO DEL PENITENCIARIO

Caso Tichellio: continúa el juicio, con 4 testigos citados

Uno es un po­licía y será llevado por la fuerza. Encinas podría hablar.

COR111219-015F01.JPG

El Tribunal Oral Penal Nº 1 (TOP1) de la ciudad de Corrientes dará conti­nuidad hoy a la mañana al juicio contra Lorena María del Mar Encinas y Miriam Beatriz Jara por el asesinato de Gabriel Horacio Tiche­llio, agente penitenciario y esposo de la primera de las acusadas. Antes de finalizar la audiencia anterior, donde prestó declaración Jara (aun­que no contestó preguntas), el TOP1 dispuso la compa­recencia de cuatro testigos, uno de ellos agente de la Policía de Corrientes, quien -por pedido de la Fiscalía- será llevado por la fuerza pública.

Además, cabe la posibili­dad de que la otra imputada también pida la palabra y dé su versión ya que Jara la acu­só como la autora material del homicidio.

A partir de las 8, en el edi­ficio Patono, calle Plácido Martínez 1056/58, se rea­lizará la tercera audiencia y está previsto que en ella culmine la ronda de testi­gos, para que en la jornada siguiente -a realizarse el martes 17 de diciembre- se dé lugar a los alegatos y posterior sentencia. Entre los cuatro testigos citados figura el agente policial José Luis Reyes, quien junto a su camarada Luis Proz hallaron el cadáver de Tichellio la noche del 26 de julio de 2018 en la avenida Maipú, a unos 500 metros del empalme con la Ruta 12, en el acceso Sureste de la Capital. Proz prestó declara­ción en la primera audiencia del debate y Reyes debía ha­cerlo la semana pasada, pero no se presentó. Sí lo hizo el vecino del matrimonio, Ra­món Azula, quien brindó pocos datos de interés para el esclarecimiento salvo que vio a Tichellio y Encinas dis­cutiendo en la vereda el día previo al crimen.

Al declarar Jara dio frases como: “Le dije: ‘tapale la ca­beza’. Era pesado, lo arras­tramos para bajarlo y yo la ayudé, pero no lo maté”, aludiendo a que ayudó a En­cinas -con quien mantenía una relación lésbica parale­la- en el traslado del cuerpo del penitenciario desde el domicilio del barrio Nuevo hasta el lugar donde fue en­contrado por Proz y Reyes