Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/155228
EL FUEGO SIGUE ARRASANDO EL SURESTE DEL PAÍS

Australia: admiten errores en gestión de los incendios

El primer ministro Morrison anun­ció que se pondrá en marcha una in­vestigación pública sobre la respues­ta a la catástrofe climática.

COR130120-020F02.JPG

El primer ministro de Aus­tralia, Scott Morrison, ad­mitió ayer que pudieron ha­berse cometido errores en la gestión de los incendios fo­restales que arrasan el país, y sobre la que ha recibido fuertes críticas.

“Hay cosas que se podrían haberse manejado mucho mejor sobre el terreno”, re­conoció el primer ministro en una entrevista con la ca­dena pública de televisión ABC, donde anunció además que se pondrá en marcha una investigación pública sobre la respuesta a los in­cendios. Sus palabras coin­ciden con la muerte de un bombero mientras trabajaba en las labores de extinción, y que eleva a 27 el número de fallecidos desde el inicio de los incendios en el país.

Morrison declaró que es necesario lanzar una comi­sión de investigación sobre los incendios, y reconoció la exasperación de la pobla­ción por los incendios que han destrozado una zona del tamaño de Corea del Sur o Portugal, que rodean a Sidney con humo y que han arrasado una superficie de más de 8 millones de hectá­reas.

La disculpa del cuestio­nado primer ministro llega después de que el viernes miles de personas se mani­festaran en varias ciudades de Australia para pedir su dimisión, además de exi­gir al Gobierno más medios contra el cambio climático y para luchar contra los incen­dios forestales, que ya han dejado un saldo de al menos 27 muertos y miles de casas calcinadas.

Morrison, que se ha erigi­do en defensor de industrias contaminantes, como la del carbón, y se ha negado a re­lacionar la crisis climática con el agravamiento de los incendios forestales, ha sido objeto de numerosas criti­cas en las últimas semanas. El primer ministro conser­vador fue muy cuestionado por irse de vacaciones sin avisar, a Hawaii (EE.UU.), en plena crisis antes de Navi­dad, y durante sus visitas a las zonas afectadas ha visto de primera mano el rechazo de algunos vecinos, que se han negado a darle la mano e incluso le han insultado. s