Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/157112
MAURO SANTAMARÍA

Esculturas, obra de teatro y creatividad durante la cuarentena 

El artista creó en la zona del Peri­chón un espacio propio pero que es­pera en 2020 abrir al público y a las escuelas.

COR260320-021F01.JPG

En el marco de la cuaren­tena obligatoria que decretó el Gobierno nacional para impedir la propagación del coronavirus en el país, los artistas y creativos acuden a su creatividad para transi­tar estos difíciles momentos que afecta al mundo entero. En ese marco de situación, el reconocido hombre de teatro, Mauro Santamaría, comentó a NORTE de Co­rrientes que más allá de no poder salir de su hogar, re­conoce que la cantidad de proyectos y actividades pen­dientes que tenía, lo mantie­nen totalmente ocupado.

“La que estamos vivien­do es una situación atípica, nadie se lo esperaba y en lo personal trato de ponerme en los zapatos de las perso­nas independientes que vi­ven al día, eso es lo que me preocupa en este momen­to. En mi caso se demoró el inicio de trabajos que tenía pautado y también me veo afectado por lo que hay que reconocer que es una situa­ción complicada para to­dos”, dijo.

En lo personal -agregó-; debo reconocer que utilizo este tiempo en terminar va­rios trabajos que los venía postergando por falta de tiempo. “Además -agregó-. vivo en un lugar donde pue­do hacer mil cosas sin salir a la calle. Paso varias horas al día en el taller o escribiendo y eso me ayuda a estar ocu­pado y no tan preocupado”.

Entre los trabajos que está terminando se puede men­cionara las imágenes para el Centro de imaginería Guara­ní que espera poder abrirlo en 2020.

Cabe destacar que este es­pacio está pensado para que puedan concurrir alumnos de todos los niveles escola­res. Su contenido está con­formado por imágenes en cerámicas de la vida de los guaraníes e incluso la vista incluye una obra de títeres donde se expone un cuento guaraní. También se pue­den observar los seres de la mitología guaraní. Es un emprendimiento privado sin ayuda estatal que Mau­ro Santamaría lleva adelan­te desde hace varios años. En 2019 fueron varias las escuelas que lo conocieron pero aún no pudo abrirlo de manera constante, un proyecto que tiene pensado concretar durante este año.

Así, una de las obras que finalizó esta semana es el Maino’i; un colibrí azul con­siderado el primer acompa­ñante de nuestro gran Padre Primero (Ñamandú) porque surgió con él en la oscuri­dad. Por eso son de la misma eternidad. Se regalan y valo­ran una compañía sin tiem­pos. “Esta obra de un metro por ochenta centímetros la coloqué en el centro de ima­ginería guaraní ubicado en el Perichón. Un espacio en el que además se exponen en cerámica distintas etapas de la vida de los guaraníes. También se incluyen los se­res mitológicos: el pombero, el curupí, la pora, los negri­tos del agua y estampas del campesino.

En este mismo espacio educativo y recreativo que Mauro Santamaría creó en el Perichón; también hay un sector denominado: “pueblo que fue” en el que incluyó una colección de 70 másca­ras de distintas razas indíge­nas argentinas entre las que se encuentran varias répli­cas de las utilizadas por los caciques.

“El sueño de tanto trabajo es que, en algún momento, esta propuesta pueda ser visitada por el turismo que llega a Corrientes. Hoy pa­rece un sueño lejano por las circunstancias que atravesa­mos pero siempre es bueno soñar”, dijo con su habitual cuota de positivismo Mauro Santamaría.

Además, está escribiendo una obra de teatro que le solicitaron sobre el cuidado del medio ambiente que, espera, sea compartida con alumnos de los distintos ni­veles educativos.

Mauro Santamaría eligió, en esta cuarentena obliga­toria dedicar su tiempo a la creación de obras de arte. Eso sin dejar de cuidarse y cuidar a los demás. Incluso, el 24 de marzo, Día de la Me­moria, habló de la diferencia entre un país cerrado con mentes temerosas y un país sitiado con mentes trabajan­do. “El común denominador de aquello y esto son las arbitrariedades del espacio y el enigma del tiempo; pa­rafraseando a Shakespeare y este dilema nos conduce invariablemente al concepto de libertad. Se ha dicho mu­cho sobre la libertad, sobre todo en el territorio de la abstracción. Sin embargo, en esta difícil coyuntura que nos atraviesa a todos los in­vito a mis compatriotas una vez más, responsablemente a tomar conciencia de que la libertad es ese justo equi­librio entre nuestros deberes y nuestros derechos. Hoy la realidad nos convoca a to­dos a quedarnos en nuestras casas. Sí, nos quedamos en nuestras casas pero con las mentes creando y en liber­tad”, finalizó.

El colibrí  

Maino’i; es un colibrí azul considerado el primer acompañante de nuestro gran Padre Primero (Ñaman­dú) porque surgió con él en la oscuridad. Por eso son de la misma eternidad. Se regalan y valoran una compañía sin tiempos.