Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/157397
BELÉN BELCASTRO

“Aprendí a convivir con una nueva amiga: la incertidumbre”

La artista habla de su experiencia con su familia y sus allegados. Su creatividad en tiempos de cuarente­na y su relación con el mundo.

En medio de la cuarente­na obligatoria impuesta por el Gobierno nacional para evitar la propagación del coronavirus, la artista Belén Belcastro contó a NORTE de Corrientes cómo atraviesa estos días en casa y en fami­lia, lejos de los escenarios y del contacto con el mundo exterior. En primer lugar precisó que por ahora no hace planes a futuro porque todo es muy incierto, y ade­más, “nadie puede asegurar cómo continúa esto. Por lo tanto, aprendí a vivir el día a día, a enfocar mis energías en eso y a convivir con mi nueva amiga: la incertidum­bre”, dijo. Luego respondió las preguntas de este medio.

—¿Como están viviendo la cuarentena?

—La estamos viviendo como un proceso transfor­mador, todos en la casa. Se siente mucho el aporte de todos los que estamos acua­rentenados juntos. Todos ponen de sí, todos ayudan, nadie pone cara rara, es como que todos entendi­mos por dentro que esto es un momento que necesita lo mejor de nosotros, y aunque nadie lo haya pedido sale así. Estamos aprendiendo a vivir el momento que atra­vesamos.

—¿Cómo afecta al traba­jo de los músicos la pande­mia?

—En cuanto a la parte laboral estrictamente, te­níamos unas tres o cuatro actuaciones que, por su­puesto, no se hacen. Cuando hablamos de trabajo tradi­cional está todo planchado pero a la vez, nos puso muy creativos y nos dio tiempo para poder volcarnos desde lo musical a una serie de co­sas que teníamos proyecta­das en la mente que nunca tenían el tiempo suficiente para verse realizados.

—¿Qué opciones encon­traron en este tiempo de cuarentena?

—Miles. La verdad, a ni­vel musical teníamos una idea desde el año pasado de hacer una especie de programa que no sea de tele sino de redes y que nos tenga en un ambiente muy distendido como el quincho de nuestra casa. El quincho de la casa de mi mamá fue siempre desde la adolescen­cia el lugar de las guitarrea­das, de los encuentros tanto para Luis como para mí. No­sotros vivimos arriba de esa casa y decíamos ‘ese quin­cho tiene que ser el lugar de un programa’, pero nunca encontramos el momento ni la vía, y esta cuarentena nos terminó de empujar ha­cia el proyecto y lo estamos haciendo. Todavía no tiene una frecuencia periódica, pero ya hicimos dos o tres encuentros bajo el nombre de “Quincho virtual”, y es simplemente prender la cá­mara y comenzar a cantar, contar las historias de las canciones e interactuar con los que están prendidos sin importar el número. Y es una manera de estar muy cerca y de compartir la mú­sica desde otro lugar; ade­más, estamos terminando de grabar el disco que venía­mos haciendo. Y personal­mente, me puse a hacer una muñeca de tela para una so­brina; corté el pelo a un va­rón, que nunca en la vida lo había hecho, entonces miré un tutorial en YouTube (ri­sas). Sin lugar a dudas es un tiempo muy creativo. Hoy medito dos veces al día, es­toy muy enfocada en cuidar mi cuerpo, tomar un poqui­to de sol para darle vitamina D y levantar la energía. Qui­zás me estoy dando mucha más atención a mí y a la mú­sica también que antes de la cuarentena.

También, desde mi acom­pañamiento de terapia al­ternativa me puse a hacer “Pensamiento dominguero” y todos los domingos desde mi Instagram personal subo videos de cinco minutos con pensamientos que siem­pre buscan crear concien­cia y ayudar y acompañar. Eso también surgió en este momento. E incluso ahora creamos un @LuisyBele­noficial también en Face­book y desde allí transmiti­mos lo del quincho.

—¿La gente colabora?

—Ante esa pregunta te di­ría que yo lo único que pue­do ver es lo que estoy apor­tando, al igual que mi entor­no más cercano. Todos cola­boran y veo que en las redes mucha gente se volcó al ser­vicio; los músicos dando su música gratuita; veo gente que es terapeuta volcada a aquellos que están solos, o las que hacen medita­ciones para que el que no sabe meditar lo haga. Veo mucha colaboración y creo que es propio sacar su esencia de amor y luz en estos tiempos; tam­bién salen las oscuridades que son propias y son parte. El tema es dónde ponemos el foco, yo lo pongo en mí y en mi entorno para que cuando salgamos de esto lo hagamos mejores de cuando ingresamos a ella.

—¿Es un momento que te permite crear o te blo­quea?

—Estamos súper creati­vos. Tanto Luis como yo lo hacemos de manera coti­diana. En lo personal puedo decir que mi niña interna está muy contenta y trato de enfocarme en eso, en todo lo nuevo, incluso en las re­laciones porque tengo hijos adolescentes. Hay uno que vivía en la escuela y de joda y ahora está en casa y esta­mos muy cerca. Por lo tanto puedo decir que nos pone creativos en todos los pla­nos. Es mi manera de verlo.

—¿Qué pensas hacer cuando termine la cuaren­tena?

—Si hay algo que me trajo este momento es una amiga que se llama incertidumbre, y estoy todos los días apren­diendo a bailar con ella. En­tonces, la verdad, ni siquiera me pregunto ni me planteo porque sería como intentar poner control sobre lo que evidentemente no tenemos control ahora, entonces lo que trato de hacer es con­centrar toda mi energía hoy acá, ahora. Y lo único que pienso hoy es cómo me siento y cómo puedo dar lo mejor de mí hoy porque la verdad es que nadie sabe cómo vamos a salir de esto ni cuándo. Entonces sería un gastadero de energía que en este momento prefiero volcar en otras cosas.s

Los artistas se sumaron a la movida Cuarentemas para llevar música a los hogares mientras la gen­te se queda en casa.

Temas Relacionados

Cuarentena total