Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/157515
POR BALEAR A UN JOVEN Y ASALTAR A UNA MUJER 

La Olla: aprehendieron a un menor dos veces en 72 horas

Tiene 15 años y es adicto. Había que­dado bajo guarda de una hermana pero se escapó. Ahora quedará alo­jado en un centro de contención. 

COR080420-014F01.JPG

Tiene 15 años, vive en La Olla y padece adicción a las drogas: la Policía lo detuvo dos veces en 72 horas, pri­mero por balear a un joven y luego por asaltar a mano armada a una mujer. La Policía lo identificó como “Brian” pero el nombre es desdeñable ante lo que ex­pone su caso: la vulnerabi­lidad de un menor con pro­blemas y la desidia (o inep­titud) de las instituciones estatales de tutela. Fueron los agentes de la Dirección de Investigación Criminal (DIC) los que volvieron a arrestar al menor el lunes al mediodía (ayer se conoció la novedad de manera ofi­cial), luego de que una mu­jer -que se desempeñaría como enfermera- alertara a personal policial que había sido asaltada y describiera al delincuente que la había abordado cuando esperaba un colectivo en la esquina de Medrano y Gazcón, en el barrio Laguna Seca. “El sujeto tras increparla con algún tipo de arma de fuego le habría sustraído un bolso con sus pertenencias para huir del lugar”, detalló un parte oficial. 

El adolescente había sido noticia la semana pasada cuando fue arrestado por la DIC sindicado como el autor de los disparos que hirieron a un hombre, de 22 años, llamado Brian Vi­llalba. Ese primer hecho ocurrió el viernes a la ma­drugada en el patio de una vivienda ubicada en la es­quina de la calle Valdespe­na y Cartagena. Una bala perforó la zona pectoral de Villalba, quien cayó al sue­lo, conciente, pero con una herida que podría poner en riesgo su vida. Gritó y sus familiares salieron a socorrerlo. Para enton­ces el agresor ya se había alejado y fue a refugiarse a una casa del mismo ba­rrio, pero a varias cuadras de allí. Sin embargo el herido pudo identificar al agresor, y horas de la noche fue detenido. 

Una fuente extraoficial aseguró que el menor estu­vo “sólo unas horas” dete­nido y por orden judicial y en el marco de la pandemia por coronavirus se dispuso que quede bajo la guarda de una hermana mayor de edad, además de ordenar que inicie un tratamiento para dejar los estupefacien­tes. Pero el domingo a la noche “huyó” y terminó co­metiendo otro delito grave. Es por ello que esta vez la autoridad resolvió dejarlo preso en el Centro de Con­tención para Menores en Conflicto con la Ley Penal (Unidad Penal 2), ubicada en San Cayetano, pese a ir en contra de lo sugerido por los protocolos sanita­rios para la prevención del coronavirus. 

Se trata de un muchacho altamente conflictivo, con antecedentes por delitos menores y posiblemente con problemas de adic­ción”, informó una de las fuentes que intervinieron en la investigación.

En el operativo se incau­tó un revólver calibre 22 milímetros, y además se in­vestiga la legalidad de una motocicleta.