Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/157516
RESOLUCIÓN DEL MINISTERIO DE SEGURIDAD

Prohíben el uso del “detector de mentiras” en las fuerzas federales

El argumento: “una forma directa o torticera de obtener la confesión despreciando la personalidad huma­na y vulnera no pocos derechos”. 

La realización de pruebas de polígrafo al personal de las fuerzas de seguridad fe­derales que deseaban inte­grar determinadas áreas de trabajo o en el marco de ac­tuaciones disciplinarias fue prohibida ayer por el Minis­terio de Seguridad.

Mediante la resolución 74/2020 publicada en el Bo­letín Oficial, la titular de la cartera, Sabina Frederic, de­rogó ese procedimiento de carácter optativo o volunta­rio que había sido puesto en marcha en 2018.

Si bien al momento de su­gerirse su uso se consideró que el “detector de menti­ras” era un instrumento de control de integridad para las fuerzas policiales y de seguridad, la actual conduc­ción del ministerio conside­ra que “estados con tradi­ciones y sistemas jurídicos análogos a nuestro país descartan su utilización, por considerarlos lesivos de derechos y garantías indivi­duales”.

También “por trasuntar una forma de cosificar a la persona humana, contraria a su dignidad”.

En la resolución se citan diversas doctrinas y fallos judiciales que consideran que se trata de “una forma directa o torticera de ob­tener la confesión despre­ciando la personalidad hu­mana”, que “su utilización puede vulnerar no pocos derechos que, por sí so­los y, sin necesidad de más consideraciones, harían in­admisible su aceptación en el proceso penal” y que “el imputado puede ser con­vertido en simple objeto del proceso” o “en animal de la­boratorio”.

“Por ello, una cosa es que en el mundo del Derecho se deban aceptar los avan­ces de la técnica y otra bien distinta es que ello se deba realizar a cualquier precio; es decir, incluso obviando el derecho a la presunción de inocencia, a falta de pruebas contundentes”, se añade en los considerandos de la me­dida.

COR080420-015F01.JPG

También se consideró para prohibir el uso del po­lígrafo la opinión de quienes señalaron que “las pruebas obtenidas a través del polí­grafo o detector de menti­ras, entre otros medios, pue­den acarrear serias lesiones orgánicas o psíquicas, y aún cuando no las produzcan, su ilicitud es manifiesta, pues atentan contra la dignidad de la persona humana y vul­neran los principios de leal­tad y probidad de las prue­bas, así como la intimidad y libertad humanas”.

“El llamado ‘detector de mentiras’ restringe de ma­nera irrazonable la libertad del interrogado, pues la res­puesta a los interrogantes debe estar enmarcada en monosílabos. Por la forma en que está diseñado el apa­rato, registra sólo respues­tas negativas o afirmativas, coartando la libertad de ex­presión y el derecho a la de­fensa constitucionalmente reconocidos”, agrega.

Además, aclara que los cuatro polígrafos oportu­namente adquiridos no han sido utilizados hasta el mo­mento por lo que la ministra solicitó un informe.s