Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/158890
PARA LA UCA, HAY CERCA DE 45% DE POBRES

Según el Indec, se precisan $17.895,63 para no caer en la indigencia

Los datos relevados son para una familia de dos adultos con dos hijos menores. El aumento fue de 3,1 por ciento.

La consultora Ecola­tina estimó que la suba de precios minoristas de mayo se ubicará en torno al 1,9%. “Entre la primera quincena del mes e igual período de abril, el IPC GBA Ecolatina avanzó 1,7% impulsado por precios estacionales (+5,1%) y alimentos y bebi­das (+1,9%)”, señaló Ecolatina a través de un comunicado. La vuelta a la actividad de algunos rubros, que además se enfrenta­rán a mayores costos operativos debido a los protocolos sanitarios, “podrían acelerar la suba de precios en la segunda quincena del mes”, sostuvo.

El costo de los produc­tos que integran la Canasta Básica Alimentaria (CBA) subió 3,1% en abril, lo que determinó que una familia conformada por dos adul­tos y dos hijos menores de edad necesitará ingresos por $17.895,63 para no caer en la indigencia, informó el Insti­tuto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

En tanto, el costo de la Canasta Básica Total (CBT) avanzó 1,4 % durante abril, con lo cual una familia, inte­grada por dos adultos y dos niños de seis y ocho años, necesitó percibir ingresos por $45.593,98 para no caer bajo la línea de la pobreza.

Según el informe, la Ca­nasta Alimentaria, que mide la evolución de los precios de productos alimenticios necesarios para la subsis­tencia, y que marca el um­bral por debajo del cual se cae en la línea de indigencia, acumuló una suba de 14,8 % en el primer cuatrimestre.

En tanto, la Canasta Total, que mide la necesidad de alimentos y bebidas, indu­mentaria y el pago de ser­vicios, se incrementó 9,3 % entre enero y abril, debido a que las tarifas de los servi­cios públicos se encuentran congeladas desde principios de año.

La última medición del In­dec, dada a conocer en mar­zo sobre datos del segundo semestre de 2019, registró que el 35,5% de los habitan­tes estaban por debajo de la línea de pobreza, lo que representó un aumento de tres puntos y medio frente al 32% registrado a finales del 2018.

En tanto, el nivel de indi­gencia medido entre julio y diciembre del año pasado fue de 8%, con un incre­mento de 1,3 punto en re­lación al 6,7% del segundo semestre de 2018.

De esta manera, sobre una población de 47 millones de habitantes, alrededor de 16,4 millones de personas no tuvieron los ingresos suficientes para adquirir la alimentación, servicios bá­sicos e indumentaria, que se requieren para no ubicarse por debajo de la línea de po­breza.

A su vez, el director del Observatorio de Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), Agustín Salvia, advirtió que el impacto económico de la paralización de actividades por la pandemia de corona­virus perjudica fundamen­talmente a los sectores me­dios y bajos de la población.

“Estaremos en 45% de pobreza”, señaló Salvia en declaraciones a la prensa y agregó que el resultado es “obvio” a raíz del impacto que sufrió el país por el co­ronavirus, que obligó a me­didas de aislamiento social, lo que generó un derrumbe en indicadores económicos.

ACTIVIDAD ECONÓMICA

El nivel de actividad eco­nómica retrocedió 11,5% en marzo en términos in­teranuales, mes en el que comenzaron las medidas de aislamiento para morigerar el avance del coronavirus, informó el Indec. Además, en marzo la actividad eco­nómica cayó 9,5% frente a febrero pasado, último mes en que se desarrollaron con normalidad las labores.

De esta forma, en los tres primeros meses del año el nivel de actividad acumuló un retroceso de 5,4%.

Para encontrar una caída interanual similar a la del 11,5% de marzo hay que remontarse a los meses de abril y mayo de 2009, cuan­do por la crisis con las enti­dades agropecuarias por la Resolución 125 y las restric­ciones puestas en marcha por la gripe A, se anotaron bajas de 11,9% y 13,7%, respectivamente.s