Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/160138
HACE CASI UN MES

Un puñado de formoseños esperan en la ruta

Algunos en carpa, otros directamen­te a la intemperie aguardan el permi­so para entrar a la provincia. Piden intervención de la justicia.

El gobernador de Formosa, Gildo Insfrán, aseguró que en esa pro­vincia “no hay circula­ción viral” de coronavi­rus y se comprometió a seguir trabajando para combatir la pandemia “sin que caiga un solo soldado de Formosa”. “Quiero expresarles mis sinceros cariños, afectos y compromiso de seguir trabajando para que el pueblo for­moseño cada vez viva mejor y para que poda­mos combatir en serio esta pandemia sin que caiga un solo soldado de Formosa”, dijo el mandatario a través de una videoconferencia para la entrega de 48 viviendas en Clorinda.

COR270620-006F03.JPG

Insólito. En medio de la cuarentena, cuando nadie puede salir de su casa y se recomienda mantener medi­das estrictas de sanidad, un grupo de formoseños per­manece varado en medio de la Ruta 11, sin poder ingresar a la provincia donde habitan. Desde hace un mes la fronte­ra entre Chaco y Formosa se convirtió en su casa, viven en sus vehículos y esperan que su situación sea atendida. 

Esta semana el jefe de la Policía del Chaco calificó de inhumana la situación de los formoseños que se encuen­tran en Mansilla, mientras que la Cámara Federal de­claró la competencia del juez Pablo Morán.

Si bien muchas de las per­sonas que se encuentran en el lugar cuentan con los permisos otorgados por la provincia, desde el gobierno formoseño les niegan la en­trada tras la aparición de los primeros casos positivos de covid-19. 

Según detallan, las casi 40 personas pasan sus días a la intemperie y al costado de la ruta, con alguna asisten­cia de la Policía del Chaco. También recibieron ayuda de diputados y funcionarios chaqueños, les entregaron alimentos, mientras que utilizan el agua potable del puesto policial y utilizan los baños de la oficina de Turis­mo que se encuentra en el lugar.

El martes el jefe de la Poli­cía del Chaco, Fernando Ro­mero, solicitó que “por favor, dejen ingresar a los formo­seños porque viven de ma­nera inhumana a la vera de la ruta”. Explicando además que llegan con los permisos tramitados y se los revocan en el lugar.

HABEAS CORPUS

Uno de los formoseños que tenía permiso y podía ingresar a la provincia es un marino mercante. Estu­vo embarcado varios meses cuando por fin tuvo licencia para ir a ver a su familia; tra­mitó los permisos y cuando se le permitió ir, ya en viaje el gobierno suspendió los ingresos. La Policía le aclaró que si intentaba entrar sería detenido por la violación del art. 205 del CPA.

Quedó como otros tan­tos, en la ruta, pero presen­tó ante la Justicia provincial y federal un habeas corpus. No obstante, en la Justicia provincial rechazaron la presentación. En el fuero de la Justicia federal el juez Pa­blo Morán se declaró incom­petente para intervenir por tratarse de un permiso pro­vincial y envió en consulta la presentación a la Cámara Federal de Apelaciones de Resistencia.

“Las medidas sanitarias dispuestas para prevenir la propagación del covid-19, afectando los intereses del Estado Federal por razón de la materia, al cual le interesa su prevención, siendo estos hechos delictivos lesionan un bien jurídico que el Es­tado Nacional considera su incumbencia, sin perjuicio que se cometan en el terri­torio provincial”, amenaza la Cámara. Finalmente declaró competente al juez federal de Formosa Pablo Morán, para que intervenga en los hechos denunciados.

Temas Relacionados

Coronavirus