Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/160231
MUERTE Y MISTERIO EN EL BARRIO CHIQUITA

Familia detenida por abuso y el posible homicidio de una nena de diez años

Cuando encontraron el cadáver, el sábado, tenía una soga al cuello. Pre­sentaba signos de violación. La ma­dre, el padrastro y la abuela: presos.

COR300620-010F02.JPG

Una mujer alertó al Servi­cio de Emergencias 107 que su hija, de 10 años, se había ahorcado mientras jugaba con una soga en el garaje de su casa. Eran, aproximada­mente, las 19.30 del sábado pasado cuando los policías llegaron y encontraron el cadáver de la menor en el tinglado edificado al costa­do de la llamativa casa de dos plantas, en la que ella vivía con su madre, su pa­drastro y su abuela.

En un primer momento se consideró el hecho como una “muerte dudosa”, en el contexto de un posible ac­cidente. La declaración de la progenitora habría sido que, aproximadamente a las 19 la niña jugaba con una soga en la que habitual­mente colgaban para secar la ropa, y que estaba atada a la estructura metálica de no más de dos metros y medio usada como cobertizo. 

Según esta versión, la menor perdió estabilidad y cayó. La soga enroscada al cuello le impidió respirar y falleció.

Pero las dudas respec­to a las circunstancias de su muerte surgieron ayer, cuando los médicos foren­ses entregaron a la fiscal Mónica Espínola el resul­tado de la autopsia realiza­da, estudio que se efectúa como una rutina, pero que en algunos casos develan aspectos estremecedores de las últimas horas de los fallecidos, pero tam­bién de su pasado. En este caso la muerte sembró dudas respecto de las cir­cunstancias de su falleci­miento, pero se estableció la certeza de que había sido víctima de abuso sexual.

La titular de la Fiscalía de Instrucción 3 de la prime­ra circunscripción judicial, Mónica Espínola, ordenó que se investigue el hecho, circunstancias en las que se realizaron entrevistas a los vecinos del barrio Chiquita, donde ocurrió el episodio. 

Los elementos fueron analizados en el Juzgado de Instrucción 6, donde la titu­lar de esa magistratura, Gra­ciela Ferreyra, dispuso la detención de una mujer de 29 años, madre de la criatu­ra; el padrastro, de 33; y de la abuela, de 63 años, quienes habitan la vivienda donde murió la niña. Además fue apresado un hombre de 35 años de edad, vecino de la familia, quien habría estado en ese lugar cuando la niña murió.

TARDE FUNESTA

Una de las hipótesis que manejan las autoridades es que ese día la familia de la niña se hallaba en la vivien­da y que aproximadamente a las 14 entró al inmueble un vecino, amigo del padrastro de la víctima.

La niña, única menor en la casa, supuestamente ju­gaba sola bajo el tinglado que se emplaza al lado de la vivienda, y en esas circuns­tancias habría escalado la estructura metálica, donde terminó colgada de la soga y murió asfixiada.

Las declaraciones de los familiares de la víctima y del vecino habrían sembra­do dudas respecto de las cir­cunstancias en que ocurrió el episodio luctuoso. Plan­tearon un hecho accidental, pero horas más tarde se pro­cedió a la demora de todos los que estaban en la casa debido a que algunos indi­cios descubiertos por los in­vestigadores eran disonan­tes con el relato que habían planteado los involucrados.

Debido a esto, los dos hombres y las dos mujeres fueron llevadas a cuatro dependencias policiales distintas, para evitar que mantuvieran contacto, pero también para garantizar el aislamiento, como una me­dida preventiva sanitaria a raíz de la pandemia de coro­navirus.

El dato estremecedor en el caso fue dado por los equipos del Instituto Mé­dico Forense: el cuerpo de la niña, hija única, alumna del quinto grado de un ins­tituto privado de la capital, presentaba indicios de que había sido víctima de abu­sos sexuales.

Esto llevó a la jueza Ferre­yra a ordenar la detención en forma preventiva de los familiares y del vecino. “La madre y el padrastro po­drían afrontar acusaciones con agravante por ser la víctima una menor; por su obligación de cuidado y por la posible participación de más de dos personas”, indi­caron fuentes policiales. 

Los voceros informaron que en el caso intervienen los efectivos de la comisaría Quinta, de la Dirección de Investigación Criminal.s