Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/162685
LAS CAUSAS DE LA VICE

El Senado de CFK va por los jueces y la Corte hizo un amague

El oficialismo removerá tres ca­maristas ascendidos por Macri. El tribunal supremo estudiará el caso, pero no dijo cuándo.

justicia.jpg

La maquinaria política del Frente de Todos cuya boto­nera está bajo el control de la vicepresidenta Cristina Fer­nández de Kirchner avanza a ritmo constante. Por ahora, toda la agenda gira en torno a sus (muchas) causas judi­ciales y el objetivo es despe­jar el camino de esos riesgos tribunalicios para lograr su tranquilidad y la de los suyos. Algunos de esos obstáculos, que constituyen un factor de peligro, son naturales y otros implantados. Para bloquear los peligros naturales -jueces con competencia legítima- está en curso la promocio­nada reforma judicial que diluirá el poder concentrado en Comodoro Py. En tanto, para los riesgos implantados (jueces que fueron puestos a dedo por la gestión ante­rior) tiene el brazo filoso del Senado. Hoy piensa usar ese instrumento, la idea es pasar la hoja por el delgado hilo que sostiene a un conjunto de camaristas que llegaron a ese cargo no por el ascensor oficial sino por una escalera de servicios.

Se trata de los magistrados Leopoldo Bruglia, Pablo Ber­tuzzi y Germán Castelli que originalmente concursaron, ganaron y fueron designa­dos para jueces de primera instancia, pero durante la administración de Mauricio Macri, vía una circunstan­cial mayoría del Consejo de la Magistratura, fueron pro­movidos a distintas cámaras que, en algún momento del complejo proceso judicial podría recibir algunas de las causas que tiene a Cristina Kirchner (a sus aliados, a sus socios o sus hijos) como im­putada.

El oficialismo tiene un ar­gumento consistente para bajar a Bruglia, Bertuzzi y Castelli, considera que el trámite que los convirtió en camaristas fue “irregular”. Sucede que la mudanza se hizo por decreto del enton­ces Presidente y sin la apro­bación del Senado. Por eso, el objetivo es hacerlos volver a sus cargos originales.

El plan “descenso” comen­zó en el mismo Consejo de la Magistratura, que ahora tie­ne dominio K; ya consiguió despacho de la Comisión de Asuntos Constitucionales del Senado y hoy en el re­cinto podrían determinar la baja. Además los tres magis­trados recurrieron a distintas instancias judiciales, me­diante solicitud de amparo, que fueron denegada siste­máticamente. El último re­curso es la Corte Suprema de Justicia y allí fueron, se abrió una puerta, pero no garanti­za el éxito del reclamo.

Ayer la Corte resolvió “te­ner presente” el per saltum presentado por Bertuzzi y Bruglia para evitar ser re­movidos de sus cargos en la Cámara Federal, esto quiere decir que los “supremos” tra­tarán el pedido, pero sin fe­cha. Pueden tardarse meses. Se trata de un amague como los que habitualmente hace la Corte Suprema, un mensa­je que debe ser leído con un decodificador político.

Por lo pronto, en la agen­da de hoy está la sesión del Senado y es casi un hecho que el oficialismo pondrá en el tobogán a los camaristas ascendidos por el macrismo. El encuentro fue convocado por Cristina Kirchner para las 14 y se prevé un debate tenso entre las dos principales ban­cadas, a tal punto que ayer un grupo de senadores de Juntos por el Cambio pidió formal­mente una sesión especial previa (para las 12) para tratar otros proyectos, como el de economía del conocimiento. No obstante, el Frente de To­dos cuenta con mayoría sufi­ciente para manejar la agen­da de la Cámara así como para aprobar los dictámenes de rechazo a los traslados de los tres camaristas.

En su momento, Bruglia y Bertuzzi fueron trasladados desde el Tribunal Oral en lo Criminal Federal 4 de la Ca­pital Federal a la Sala 1 de la Cámara Nacional de Apela­ciones en lo Criminal y Co­rreccional Federal. Los dos intervinieron en la llamada causa “de los cuadernos de la corrupción” que investiga el presunto pago de coimas en la obra pública durante la gestión del kirchnerismo en­tre 2003 y 2015.