Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/163604
DESDE ENERO SUBIRÍAN EN SINTONÍA CON LA INFLACIÓN

Descongelamiento: tarifas de luz y gas podrían dar un salto fuerte a fin de año

El gobierno quita el freno y estudia un subsidio individualizado según capacidad de pago. La mayoría de los bolsillos quedarán a la intemperie.

El Gobierno nacional pondrá fin al congelamien­to de tarifas de servicios de gas y electricidad a partir de diciembre próximo, y lo reemplazará por un subsi­dio más individualizado de acuerdo con la capacidad de pago de los usuarios, anun­ció este viernes el secretario de Energía, Darío Martínez.

Las tarifas de luz man­tienen sus valores desde marzo de 2019, y las de gas, desde abril del año pasado. El funcionario dijo que a partir de diciembre volve­rán a aplicarse aumentos en tarifas de luz y gas, debido a que no se prorrogará el de­creto que las mantenía con­geladas desde el año pasa­do, y que regía desde abril.

Martínez ratificó que el decreto no volverá a exten­derse una vez que venza el próximo 17 de diciembre, aunque el secretario de Energía afirmó que las tari­fas se mantendrán congela­das hasta el 31 de diciembre.

En declaraciones, señaló que se irá a un esquema de segmentación de los usua­rios, según puedan pagar o no los aumentos.

“Vamos a ir a un esque­ma de transición de tarifas, donde vamos a ir logrando que aquel que tenga capaci­dad de pago pueda pagar el costo”, dijo el secretario de Energía.

“Con todas las herra­mientas que ha dado la pan­demia vamos a poder indi­vidualizar a los que peor la están pasando y vamos a ir a un esquema mucho más focalizado de subsidios”, afirmó.

El secretario de Energía aclaró que los aumentos ta­rifarios “no van a ir a valo­res internacionales de ma­nera directa”.

La decisión de comenzar a aumentar los precios de los servicios ya había sido insinuada por el presiden­te Alberto Fernández, en la presentación del Plan Gas realizada en Vaca Muerta.

El Presidente afirmó en ese acto que debido a la pandemia debió “tomar la decisión de congelar la ta­rifa de gas” y que eso evitó que tuviera subas de por lo menos “un 70%”, pero agre­gó que “ahora lle­gó el momento de comenzar a poner todo en orden, en medio de la crisis mundial”.

El congelamiento de las tarifas de los servicios pú­blicos había sido aplicado por el ex presidente Mauri­cio Macri en abril de 2019.

El actual Gobierno resol­vió prorrogarlo por 180 días a través de la Ley de Solida­ridad de diciembre pasado, por la emergencia sanitaria, decisión que después ex­tendió hasta fin de año.

Mantener las tarifas con­geladas no es gratis para el Gobierno. Según el últi­mo informe de Tendencias Energéticas del Instituto Argentino de Energía (IAE), los subsidios energéticos acumulados a julio fueron $218.000 millones; esto equivale aproximadamente a US$3.300 millones, un au­mento de 100,5% respecto de igual período de 2019.

Adicionalmente, en el Gobierno no se descarta darle subsidios también a las empresas distribuidoras y transportistas -Naturgy, Camuzzi, TGN y TGS, entre otras-, que también tienen sus ingresos congelados desde abril de 2019. Esto ya generó problemas el mes pasado, cuando Metrogas, la mayor distribuidora del país, dijo públicamente que no podía pagar su deu­da de $7.500 millones a los productores. Las petroleras respondieron con el envío de cartas documento inti­mándola a pagar.

En el sector eléctrico, la situación es de menor ten­sión porque Cammesa, la compañía con control es­tatal encargada del despa­cho de energía, funciona como amortiguador entre las distribuidoras -Edenor y Edesur, por ejemplo- y las generadoras -Enel, Central Puerto, AES, Genneia, entre otras-.

Cammesa se encarga de comprar la electricidad a las generadoras y les vende a las distribuidoras a mitad de precio. El resto es cubierto con transferencias fiscales, lo que implica que la factu­ra esté un 50% subsidiada. Pero además, el Tesoro debe aportar dinero extra cuan­do las distribuidoras no le pagan el total facturado. En lo que va del año, las empre­sas ya acumulan una deuda de $123.000 millones. En un sector dolarizado, esto se agrava a medida que se de­valúa la moneda.s