Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/164424
“CONOZCAMOS LO NUESTRO”

Reeditaron una obra ilustrada sobre los gauchos para rescatar la cultura rural

Hace medio siglo se publicó en tres fascículos y se lo podía encontrar en todas las casas. Hoy apuntan a recuperar la identidad gauchesca.

COR171120-017F02.JPG

En poco más de tres se­manas -el 6 de diciembre- se celebra en todo el país el “Día Nacional del Gaucho”, en re­cuerdo de la primera edición de El Gaucho Martín Fierro, en 1872, una obra que alcan­zó un alto nivel de ventas en librerías y pulperías, al pun­to tal que el éxito de ventas obligó a que el autor escri­biera una segunda parte.

Desde entonces, 148 años después la figura del gau­cho se ha transformado en el símbolo que representa a la Argentina ante el mundo entero. Y hay tantos gauchos argentinos como regiones tiene el país. En Corrientes sin ir más lejos está el men­cho correntino, con su boina o sombrero de copa chata, camisa lisa, rayada o a cua­dros; pañuelo de seda co­locado en forma triangular sobre la espalda o tipo cor­bata; faja vasca negra o roja, tirador ancho con bolsillos, bombacha amplia preferen­temente blanca o negra; po­lainas de lona rayada; alpar­gatas negras o blancas (sin medias). Puede usar un pon­cho anudado alrededor del torso y en ocasiones festivas, un poncho anudado sobre el torso, hasta con la ropa de trabajo.

Estos detalles que los co­nocemos de haberlos visto en alguna fiesta en el inte­rior provincial, o en bailan­tas chamameceras, fueron retratados hace más de 50 años por Enrique Rapela, uno de los grandes ilustra­dores del gaucho y sus pai­sajes, que durante los años 70 editó tres fascículos que se llamaban “Conozcamos lo nuestro”. En su momento tuvo una gran difusión y en la mayoría de las casas era posible encontrar uno o to­dos los fascículos. Llamaban la atención por la calidad de los retratos, que plasmaban la vida del gaucho y su en­torno. Varias generaciones aprendieron y se enteraron sobre la vida de campo y sus costumbres leyendo y disfrutando de estos libros ilustrados.

UN MATERIAL VALIOSO

Un año después de la pu­blicación de estos tomos, en 1978, Rapela falleció, y desde entonces sus ilustraciones cayeron en el olvido. Hace tres años Felipe Grüneisen, uno de los dueños de la edi­torial El Ateneo, decidió ree­ditarlos.

De familia de productores agropecuarios, Grüneisen, buscaba libros vinculados al campo en una librería de usados, cuando se topó con los históricos tres tomos de “Conozcamos lo nuestro”, de Enrique Rapela. Junto a su familia, le pareció que el material era valioso para re­cuperarlo y volver a dar vida a esa obra.

“Decidimos emprender este proyecto porque tene­mos pasión por la cultura ar­gentina. Lo gauchesco, crio­llo y campero forman gran parte de nuestra formidable cultura y este es un homena­je a todo eso”, dijo Grüneisen a NORTE de Corrientes.

“Creemos también que se están perdiendo muchas tradiciones/oficios rurales y en el libro los estamos po­niendo sobre el tapete nue­vamente. Por otro lado, hay bastante ignorancia respecto del mundo rural y esta es una forma de acercar el campo a las ciudades o a gente que desconoce ese ambiente. A su vez, el gaucho algunas ve­ces tiene una imagen peyora­tiva y en realidad, la mayoría de ellos fueron personas con una enorme creatividad, personalidad incorruptible y tenacidad sin igual”, explicó.

“Leyendo el índice nos dimos cuenta de que tocaba un montón de conceptos re­levantes y que queríamos co­municarlos en la actualidad. Con una mejor presentación y una prosa más contempo­ránea pensamos que sería más vendible y fácil de dar a conocer”. Lo cierto es que esta obra ya se encuentra disponible en las librerías, en una edición -inclusive- bilingüe.s