Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/164561
DISPARIDAD EN EL HORARIO DE ATENCIÓN 

Las pérdidas y la inseguridad empujan la desobediencia del comercio céntrico

La merma en las ventas es notoria. Fuerte movimiento a la mañana y calles vacías a la tarde. Algunos vol­vieron al horario habitual. 

Corrientes cumple una semana en Fase 3, y 8 meses desde el inicio de la cuaren­tena. Ayer NORTE de Co­rrientes recorrió el centro de la ciudad para dialogar con los comerciantes de distintos rubros, quienes dieron su perspectiva acer­ca de la realidad que atra­viesan los que desde el otro lado del mostrador se deben adecuar a las restricciones. 

Los vendedores y dueños de comercios destacaron que la situación es más que compleja: “Desde las 14 el movimiento se paraliza, uno sale por la mañana y ve mucha gente, porque se concentra, pero luego no hay más movimiento y las ventas se congelan”, expli­có Valeria desde una de las tiendas visitadas por este medio y puntualizó que la caída de las ventas fue no­toria en los últimos días, tanto que varios comer­ciantes decidieron alzar la voz, mientras que otros decidieron volver al hora­rio habitual con el cierre al mediodía y una reapertura desde las 15.30 o 16 y hasta las 20. 

En cuanto a los porcen­tajes de caída, desde Apicc detallaron que la evalua­ción que realizaron habla de una merma en las ven­tas que ronda el 80%. El gerente de la institución, Carlos Vasallo, indicó: “En el comercio, como en la calle misma, hay incerti­dumbre, pensamos que hay que recomponer el contra­to social ante la pandemia. Ese contrato pide al sector empresarial mantener los puestos de trabajo y el pago de salarios, mientras que la sociedad debe quedarse en su casa, no hacer reunio­nes familiares. Si eso no se cumple estamos tirando to­dos estos ocho meses de es­fuerzo por la borda”, expli­có el referente consultado y destacó que si bien poco se puede vislumbrar hacia adelante, lo que importa es poder frenar por un lado el avance del virus y por el otro la fuerte crisis. 

Sobre el regreso al horario normal, los dueños desta­caron: “Nadie nos consultó, somos los que más esfuer­zos hemos estado haciendo todo este tiempo y resulta que ahora debemos ade­cuarnos a una medida que es absurda y no genera un impacto sobre la situación sanitaria”, destacó Roberto. 

El Gobierno Provincial debió atender el malestar de los comerciantes capita­linos, quienes entre algu­nos de los puntos remarcan que deben tratar de generar ventas para poder subsistir y sostener así el pago de sa­larios. 

MOVIMIENTO 

El recorrido realizado por este medio permitió obser­var el movimiento de gente, que tiene su pico de activi­dad entre las 10 y las 12.30, cuando la gente sale a hacer trámites y compras. “Maña­na -por hoy- el movimiento es menor, porque al no ha­ber bancos la gente se que­da más en sus casas. Esti­mamos que el domingo y el feriado serán días con acti­vidad nula y todo depende­rá de las medidas que sean anunciadas para comenzar a pensar en la actividad de la semana que viene”, resal­taron desde Apicc. 

En ese sentido, desde la Asociación pusieron el acento en continuar man­teniendo las medidas pre­ventivas para bajar entre to­dos el índice de contagios. “Entendemos que estamos atravesando una situación sanitaria compleja, por eso es que todos debemos po­ner de nuestra parte. Los contagios no se dan en las ventas que se dan en un comercio, se dan en las reu­niones clandestinas, por eso hablamos de la impor­tancia de que se mantenga el contrato social”, resaltó Vasallo al ser consultado.

Sobre las perspectivas para las ventas navide­ñas, el referente insistió: “Siempre somos optimis­tas, pero es difícil saber qué va a pasar en diciembre”, puntualizó.

Las ventas

La gente compra lo necesario, paga con tarjeta y evi­ta gastar de más. Así lo especificaron los vendedores de distintos rubros, desde electrónica y electrodomésticos, pasando por indumentaria y hasta llegar a farmacia y perfumería. “Gastos controlados, necesarios y miran­do las ofertas, la gente está cuidando mucho el dinero. Esperamos que para las fiestas haya más soltura”, in­sisten.

Los libreños también se quejan por el horario

Una misiva que lleva la firma de 260 comercian­tes de Paso de los Libres y alrededores fue eleva­da al gobernador Gusta­vo Valdés planteando el inconveniente de tener abiertos los locales co­merciales a la hora de la siesta. Piden rever la me­dida para poder trabajar de 8.30 a 12 y de 16 a 20. 

En uno de los párra­fos de la misiva, señalan: “Sentimos que nos cargan a los comerciantes de la responsabilidad de los contagios comunitarios del virus”. y no descartan movilizarse.

En la nota también hacen hincapié en que mantener los comercios abiertos en horas de la siesta representa un gas­to: “Debe comprender que, mantener abiertos nuestros locales en hora­rios de la siesta sin la pre­sencia de clientes repre­senta un gasto de energía que no se compensa con la totalmente nula venta en ese horario, además de tener el personal a cargo sin ninguna actividad, costeando almuerzos en horarios del mediodía, teniendo en cuenta que ya se han suspendido los aportes del ATP como subsidio al empleo y úni­camente podemos recu­rrir a créditos bancarios, con tasas impagables, y que en el caso de los pe­queños comerciantes ni siquiera son sujetos de crédito”.

Pablo Balassanian, comerciante de Libres, habló con NORTE de Corrientes y explicó lo que significa un cambio de horario para el sector. “Lo que un cambio de esta magnitud representa sin dudas es un retroce­so marcado que agrava más aún la situación por la que estamos pasando, con la caída de actividad económica que repercute directamente en nuestro sector”.

Además, se diferencian de la situación de Capital señalando que en Paso de los Libres las condi­ciones epidemiológicas son distintas, ya que en la localidad del sur de la provincia los focos están identificados y no existe circulación viral comuni­taria, según lo expresado por las autoridades de Sa­lud en el informe diario

 

Temas en esta nota

Coronavirus