Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/164579
FALLO DEL SUPERIOR TRIBUNAL DE JUSTICIA 

Rechazan revisar causa de condenado  a 15 años por asesinato que no cometió

Claudio Finamore fue sentenciado en 2005 por homicidio en ocasión de robo. En 2017 la justicia concluyó que un policía fue autor de la muerte.

COR221120-014F03.JPG

Un reciente fallo del Su­perior Tribunal de Justicia (STJ) de Corrientes denegó el recurso de revisión inter­puesto por la defensa de un hombre cuya sentencia a 15 años de cárcel por un asalto a mano armada con toma de rehenes en un comercio, que terminó con un vecino muerto, está pronta a expi­rar. El planteo de la defensa -explicaron fuentes judi­ciales- no apuntaba a hacer caer la sentencia (impues­ta en 2005 por la entonces Cámara Criminal de Paso de los Libres y ratificada ese mismo año por el STJ), sino que buscó “demos­trar mediante la alegación de circunstancias ajenas al proceso concluido, por ser sobrevinientes o desconoci­das al tiempo de dictarse la sentencia final, que el hecho no existió, o no fue come­tido por el condenado”. La Corte provincial lo rechazó por “no encuadrar el medio impugnativo” con las previ­siones del Código Procesal Penal. 

Se trata del caso de Clau­dio Finamore, quien fue condenado por los delitos de “robo con homicidio, tenen­cia ilegal de armas de guerra y privación ilegítima de la libertad”, encuadre jurídico que se le dio al asalto come­tido el 27 de mayo de 2003 a las 19.10 en una tienda de baterías ubicada por ave­nida Di Tomazzo 941 de la ciudad fronteriza del sureste correntino. Según consta en los documentos judiciales a los que accedió NORTE de Corrientes, el comercian­te damnificado Mario Raúl Gallardo declaró que dos hombres ingresaron al co­mercio armados, sustrayen­do $5.000 (unos $135.000 en la actualidad). El atraco fue presenciado desde la ve­reda por un niño que corrió hasta la División Metropo­litana de la Policía de Co­rrientes, ubicada a menos de 300 metros. Cuatro agentes acudieron al alerta, dos iban por delante: los cabos Mario Vega y Gerónimo Ramírez. En la huida de los malean­tes, que incluyó la toma de rehén de otro hombre (Ro­gelio Castello), el primero de los efectivos resultó herido de bala en la mano izquierda mientras que el segundo sa­lió ileso pero efectuó al me­nos dos disparos, los cuales -a posteriori se sabría- fue­ron los que impactaron en el cuerpo de la víctima, Ramón Oscar Chiappa, matándolo. Catorce años después -el 13 de junio de 2017- Ramírez (quien al momento del he­cho era un recién egresado de la fuerza) fue hallado au­tor material del “homicidio culposo” de Chiappa, sin embargo, el Tribunal Oral Penal de Paso de los Libres lo absolvió por inimputable al haber actuado en cumpli­miento del deber (estipula­do en el inciso 4 del artículo 34 del Código Penal de la Nación). 

Finamore, a través de su defensa particular, inter­puso el recurso de revisión basándose en lo acreditado por la Justicia, años después de haber sido detenido, im­putado, procesado y conde­nado. Las fuentes consulta­das detallaron que no sólo arguyó que la posterior de­mostración de la autoría del homicidio de Chiappa que recaía sobre el policía Ra­mírez probaba que ese de­lito no fue cometido por él, sino también los otros he­chos. “En base a esta prueba solicitó que se valoren las comunicaciones telefóni­cas que demostrarían que el condenado no se encon­traba en el lugar, sino que estaba acompañando a un amigo internado en un hos­pital y fue a una farmacia y su visita quedó registrada”, como también el detalle de que “las características físi­cas de Finamore no se con­dicen con la descripción que hicieron los testigos”.

Empero, el STJ en fallo 116/20 por unánime tras una audiencia oral mixta a me­diados de la semana que cul­mina desestimó el pedido, al parecer por una cuestión de forma más que de fondo. Los fundamentos se sabrán el 26 de noviembre. 

El artículo 514 del Código Procesal Penal, en su inci­so 4 reza: “Cuando después de la condena sobrevengan nuevos hechos o elementos de prueba que solos o uni­dos a los ya examinados en el proceso hagan evidente (...), el hecho cometido en­cuadra en una norma penal más favorable”.s