Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/164580
DIÁLOGO “ENTRE NOS” 

Malvinas y una mirada sobre la guerra invisible en el continente

El libro de Marcelo Larraquy cuen­ta cómo un comando inglés buscó en secreto acabar con los pilotos y aviones que hundían sus barcos.

COR221120-013F01.JPG

Los aviones franceses Su­per Étendard, que venían armados con misiles Exo­cet, marcaron un punto de inflexión en la contienda desigual entre la Argentina y el Reino Unido en 1982 por el dominio de las islas Malvinas. La superioridad de los ingleses en casi todos los aspectos de la guerra que se libró en el Atlántico Sur y que fue a la larga de­terminante para la victoria, tuvo un único contrape­so, el ingenio y la bravura criolla para atacar desde el aire. Esto empujó al gobier­no de Margaret Thatcher a una acción abominable, pero crucial para inclinar la balanza en su favor: vio­ló la zona de exclusión que había impuesto y mandó un comando a operar en el continente para destruir los aviones, los cohetes y, si era posible, también matar a los pilotos.

Lo que parece la trama de una novela, en realidad pasó y quedó oculto du­rante muchos años. Los comandos británicos ace­charon la base aérea de Río Grande (Tierra del Fuego) y si bien no llegaron al ob­jetivo hubo un intenso tra­bajo de espionaje que es relatado por el periodista e investigador Marcelo Larra­quy en su último libro “La Guerra Invisible: el último secreto de Malvinas”.

“En el libro relato las desventuras de un grupo de marinos en Europa para conseguir misiles Exocet. Francia se había adherido al bloqueo contra Argen­tina, y el misil tomó una gravitación estratégica, aun cuando no se sabía si como sistema de armas del avión Super Étendard, podría funcionar. Nunca había sido probado en un comba­te real. Argentina no consi­guió más misiles, pero logró hacerlo funcionar en una operación de inteligencia en París”, cuenta Larraquy a NORTE de Corrientes en una entrevista que a partir de hoy se puede ver com­pleta en las redes sociales del diario.

—¿El Exocet y los Super Étendard, luego del hun­dimiento del Sheffield ge­neraron preocupación al Reino Unido?

—Ese ataque cambió el centro de gravedad de la guerra. A partir de ese momento, el 4 de mayo de 1982, Gran Bretaña en­tendió que el problema estaba en el continente. Y hasta que no lo resolviera, no podía desembarcar. El continente se convirtió en un teatro de guerra. Gran Bretaña llevó adelante dis­tintas operaciones en el Litoral marítimo argentino. La mayoría todavía se man­tiene en secreto de Estado de ambos países. 

Marcelo Larraquy se basa en el diario de guerra de un capitán británico que describe su desembarco en Tierra del Fuego con su pa­trulla. Según ese documen­to (que el escritor consiguió en una feria en Inglaterra), el comando relata el episo­dio bajo otro nombre: Wi­lliam Barnes. “Cuando pone sus medallas en subasta en 2018, en la descripción se agrega que el subastador ofrece una copia de un li­bro de su autoría. Ese libro describe la operación. Pero Gran Bretaña todavía la mantiene en secreto”, ex­plica el escritor argentino.

Sobre esta incursión y los movimientos de los milita­res argentinos gira el libro de Larraquy y la entrevista con NORTE de Corrientes. También hay un párrafo especial sobre el futuro de las Islas sin perder de vista lo que sucedió en 1982, y al respecto el escritor se­ñala: “Los argentinos me­recemos una historia inte­gral de lo que sucedió en Malvinas”.s