Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/164581
EN ISLA APIPÉ GRANDE

El contrasentido de vivir sin luz frente a Yacyretá

A menos de 25 kilómetros de la re­presa hidroeléctrica, los vecinos su­fren la postergación. La subsistencia con el cuidado de animales.

COR221120-012F02.JPG

Lidio Cáceres y Miguela López viven a 25 kilóme­tros de la represa Yacyretá y hace más de un mes es­tán sin energía eléctrica; su transformador se quemó al caer un rayo en medio de una tormenta y esperan ser escuchados. En diálogo con NORTE de Corrientes contaron cómo es vivir en la isla Apipé Grande Colo­nia General Uriburu con un pequeño grupo electrógeno que les permite sacar agua para los animales. 

Este medio logró tomar contacto con Lidio, quien con su hablar pausado pero de tono alegre ahondó acer­ca de la situación que atra­viesan desde que el trans­formador que alimenta la zona dejó de funcionar hace un mes y diez días. “Gracias por llamar”, comienza di­ciendo el hombre y agrega: “Tenemos un celular de los viejitos, tratamos de tenerlo cargado por si tenemos al­guna urgencia”. 

Lidio había sido entrevis­tado por este matutino hace algunos años cuando en una Feria Franca sus artesanías en madera lograron captar la atención de esta cronista. Al preguntarle si continúa realizando trabajos artesa­nales en madera, respondió: “Claro hija, de eso vivimos o más bien tratamos de vivir”. Así iniciaba una charla en la que Lidio desanduvo los últimos días en que la falta de luz los obligó a retomar algunas prácticas que pen­saban, eran cosa del pasado. 

“Acá tenemos transfor­mador desde hace un año y medio, ahora estamos sin luz desde hace más de un mes, pero en otra oportu­nidad estuvimos sin ener­gía por tres meses. Por eso ahora decidimos movernos, contar como pudimos lo que nos pasaba. Dicen que ya mandaron a arreglar el equipo así que quizá la se­mana que viene se resuel­ve”, remarcó. 

“En la casa no hay luz, por eso no podemos tener nada en la heladera, comemos lo que producimos en la huer­ta. El día empieza con la sa­lida del sol, ahí aprovecha­mos para hacer la mayoría de las cosas. A la noche nos vamos a acostar temprano porque no se puede hacer más nada”, resumió. 

Lidio no muestra enojo en sus palabras, pidió con tranquilidad que el proble­ma que afecta a su familia se resuelva. “Estamos bien pero es importante para nuestra salud tener energía eléctrica”, finalizó.s