Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/166107

A la espera del inicio de clases

Falta un mes para que se inaugure el calendario escolar y todavía hay muchas preguntas sin respuestas. Lo que no se puede discutir es que las escuelas se tienen que abrir.

Luego de un año con todas las escuelas cerradas, lo que constituye un récord a nivel mundial, todo parece indicar que por fin habrá clases presenciales en algunas escuelas de la Argentina. Por lo menos es lo que se vislumbra de los preparativos que vienen haciendo las distintas jurisdicciones y que se ha traducido, hasta el presente, en anuncios ambiguos sobre la modalidad del ciclo lectivo y esto hace que floten muchos interrogantes. Los tutores en primer lugar, y los alumnos en segundo orden, son los más inquietos por la falta de definiciones; los docentes sin embargo, a juzgar por el comportamiento de sus sindicatos, asoman como los menos entusiasmados para

volver a las aulas. El Gobierno central ha trasladado su responsabilidad a los gobernadores, que a su vez chapalean en un mar de dificultades. Habrá clases, pero ¿cuán frecuente será la asistencia de los chicos? es una de las preguntas que está abierta esperando una respuesta.

Acaso lo único bueno de este proceso es que hay mayoría de opiniones (en la política) a favor del regreso de los chicos a las escuelas. Es importante que las autoridades hagan suya esta idea y traten de llevarla a la práctica pues ya no queda margen para otro año sabático. Bastante se

ha resignado (y en algunos casos, perdido) en el primer impacto de la pandemia de coronavirus.

Para reforzar el concepto de que abrir los establecimientos e incentivar a los chicos a volver a su ámbito natural de formación es indiscutible, sirve repasar el pronunciamiento que dio en los últimos día la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) que alertó sobre las consecuencias del aislamiento obligatorio en niños, niñas y adolescentes, y afirmó que la vuelta a

las escuelas en la modalidad presencial “es imprescindible”.

El documento, de 43 páginas, señala que es “indiscutible” que la escuela es fundamental para el desarrollo y el bienestar de los niños, no sólo para la adquisición de conocimientos sino también para el fortalecimiento de aspectos emocionales y sociales, el cuidado de aspectos nutricionales, de la salud y la realización de la actividad física.

A su vez, la entidad destacó que la escuela constituye “un sitio seguro” para los menores mientras sus padres trabajan y que es una herramienta de equidad social indispensable, particularmente para los grupos sociales más vulnerables. En ese sentido, explicaron que el cierre de las escuelas marcó disparidades sociales: “Muchos adolescentes son incapaces de completar su tarea escolar por falta de dispositivos o de conectividad, lo cual hace que los modelos de aprendizaje virtual resulten de difícil implementación, dando lugar a la aparición de una brecha tecnológica entre niñas, niños y adolescentes muy difíciles de resolver”, detalla el informe.

A propósito de esta declaración, el doctor Roberto Debbag, vice presidente de la Sociedad Latinoamericana Infectología Pediátrica, explicó que diferentes estudios acerca de los efectos del retorno a las aulas en distintos lugares del mundo han demostrado que “las escuelas no son un factor en el brote pandémico y que los beneficios sociales son mayores. Hoy se sabe que los niños no son grandes diseminadores del virus, y por lo general se infectan poco”, agregó.

Entre las recomendaciones para volver a las aulas, la Sociedad de Pediatría destacó: distanciamiento mínimo de 2 metros entre todos los actores, que podrá reducirse a 1.5 metros cuando se cumplan las medidas adicionales de uso permanente de tapabocas, lavado frecuente de manos o el uso de alcohol en gel, ventilación y desinfección.

En síntesis, las medidas preventivas que ya se conocen y que deberían ser de práctica común cotidianamente. Si el virus llegó para quedarse largo tiempo, es bueno que la escuela haga, justamente, escuela en el cuidado sanitario.