Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/167002

¿Una golondrina que asoma?

Este año, con la pande­mia atenuada desde las acciones ciudadanas, será clave para destra­bar ese intríngulis nego­ciador, principalmente con el Fondo Monetario Internacional.

editor

El presidente Alberto Fernández trazó ayer un panorama alentador en lo económico, lejos de la experiencia cotidiana de la población con aumentos de precios y una inflación que no baja. La mirada oficial está, básicamente, en anuncios dados en un año electoral, que no resulta menor para la política. Los resultados están aún lejos de ser per­cibidos, aunque hay encuestas que marcan esa línea anunciada por el mandatario nacional. Es un veranito, desde la óptica oficial.
El rubro del comercio y los servicios expandió su actividad un 1,9% interanual en enero y aceleró fuerte su recuperación respecto a diciembre de 2020, con un salto del 3,7%. 
Así lo indica en su informe mensual la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (Cacs), en el que se observa una estimación privada acerca de cómo viene este sector de la economía, clave para la reactivación y la deman­da de empleados, reportó ayer la agencia Noticias Argentinas. 
La entidad que representa a empresas comerciales y de ser­vicios de todo el país señaló que hay una aceleración de la activi­dad, dado que la expansión men­sual de diciembre había sido del 2%, mientras que la de enero alcanzó el 3,7%, corrigiendo por factores es­tacionales. 
“El dato interanual de enero es el primero que muestra signo positivo desde agosto de 2018 -es decir, veintiocho meses-, y coloca al índice de actividad de comercio y servicios en el nivel del último bimestre de 2019, aunque lejos aún de los máximos de finales de 2017”, dice el informe.
Por otro lado, el análisis de la entidad empresaria indica que si se considera el acumulado de los últimos doce meses, en enero de 2021 la contracción del sector fue del 8,7%. 
No obstante, la entidad dijo que esa retracción acu­mulada es menor a la registrada en el acumulado a doce meses hacia finales de 2020, “lo que es consis­tente con la recuperación de la actividad económica antes mencionada”.
El 23 de febrero el Indec había informado que las ventas en los supermercados registraron una suba interanual del 2,6% en diciembre, luego de un cua­trimestre en baja, y acumularon en el año un alza del 0,8%, mientras que en los mayoristas saltaron un 9,1%.
En tanto, el consumo en los shoppings desaceleró su caída, al bajar un 32,7% en la misma comparación, en un año muy complicado por el impacto de la pande­mia y las medidas sanitarias.
Según el informe oficial, las ventas en los autoservicios ma­yoristas, en volumen, subieron un 9,1% en diciembre, contra el mis­mo período de 2019. Se trata del aumento más fuerte desde marzo, cuando había llegado a crecer el 21,2%.
Los centros mayoristas alcan­zaron, de ese modo, quince me­ses de continuo crecimiento en la comparación interanual. A su vez, se trata de un repunte marcado frente al registro de noviembre, cuando había trepado un 3,6%.
Estos registros se dan en el marco de una economía volátil, sin bases concretas para animar una recupera­ción integral y plena. Es que el Gobierno aún batalla contra los organismos internacionales para solucio­nar la cuestión central que abruma todo tipo de salida: la deuda externa.
Este año será clave para destrabar ese intríngulis negociador, principalmente con el Fondo Monetario Internacional, y así en un contexto de seguridad en los recursos para avanzar con medidas estrictas que puedan sostener un ritmo concreto de recuperación económica. Hasta ahora son perspectivas y deseos, con la política que apura resultados en un año electo­ral. Resta saber si se trata de una golondrina, y si pasa (o no) en el veranito descripto.