Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/167737
EL PAPA FRANCISCO PRESIDIÓ LA CEREMONIA

Los niños y los enfermos de covid, los protagonistas del Vía Crucis en Roma

Este año participaron cerca de 200 fieles con el debido distanciamiento. Los actos se realizaron en la ciudad del Vaticano.

COR030421-009F01.JPG

Por segundo año conse­cutivo, debido a las restric­ciones sanitarias impuestas por la pandemia en Italia, todos los actos de la Sema­na Santa se realizaron en la Ciudad del Vaticano.

Este año, según informó el director de la oficina de prensa del Vaticano, Matteo Bruni, las meditaciones del Viernes Santo fueron escri­tas por un grupo de niños “scout” de Umbría (centro de Italia) y de la parroquia romana de los Santos Márti­res de Uganda. En la jornada de ayer se pudieron ver las distintas estaciones ilustra­das por los dibujos realiza­dos por niños que residen en casas de alojamiento de Roma y que sufrieron discri­minación y humillaciones.

Hoy, Francisco presidirá la Vigilia Pascual desde las 19.30 y mañana, Domingo de Pascua, dará la tradi­cional bendición “Urbi et Orbi” (a la ciudad y al mun­do) desde la Basílica de San Pedro, durante la cual lanza un mensaje a los católicos y recorre los conflictos que azotan al mundo.

El papa Francisco enca­bezó el rezo del Vía Crucis que, por segundo año con­secutivo no se lleva a cabo en el Coliseo romano sino en la Plaza de San Pedro, sin la presencia de fieles debido a las medidas preventivas adoptadas por la pandemia de coronavirus.

La particularidad de este año es que el Vía Crucis tuvo como protagonistas a los más jóvenes: niños de la parroquia romana de los Santos Mártires de Uganda, el grupo scout Agesci “Folig­no I” y los huéspedes de dos casas familiares de Roma son los autores de los textos y dibujos que comentan las 14 estaciones.

COR030421-009F02.JPG

Y fueron de nuevo ellos -unos veinte, entre niños y jóvenes- quienes leyeron las reflexiones y acompañaron al Papa durante el rito en la Plaza de San Pedro.

“Querido Jesús, Tú sabes que también nosotros, los niños, tenemos cruces, que no son ni más ligeras ni más pesadas que las de los adul­tos, sino que son verdaderas cruces, que sentimos pesa­das incluso por la noche. Y sólo Tú lo sabes y lo tomas en serio. Sólo tú”, leyeron los niños al comienzo del Vía Crucis.

Las cruces son el miedo a la oscuridad, a la soledad y al abandono, también por la pandemia, la experiencia de los propios límites, de las burlas de los demás, el sen­timiento de ser más pobre que los compañeros, la pena por las peleas en la familia de papá y mamá.

Pero hay niños en el mundo que también sufren porque “no tienen comida, no tienen educación, son explotados y obligados a ir a la guerra. Tú, Jesús, estás siempre cerca de nosotros y nunca nos abandonas”, concluyen los niños.

“Ayúdanos cada día a lle­var nuestras cruces como Tú has llevado la tuya”, rezaron los niños junto al Pontífice argentino.

De la celebración parti­ciparon unos 200 fieles, al­gunos cardenales, obispos y funcionarios del Vaticano, todos con el debido distan­ciamiento y con mascarilla para evitar la propagación del coronavirus, informaron fuentes vaticanas.

En la Basílica, desprovista de ornamentos e iluminada tenuemente en consonan­cia con la sobriedad de la ceremonia, el Santo Padre se postró en el suelo delante del altar para orar durante unos minutos.

Tras algunos minutos de oración silenciosa, el Pon­tífice se puso de nuevo de pie para la liturgia de la Pa­labra y el Evangelio de San Juan que relata la Pasión de Cristo.

En la oración universal de los fieles en la que el Viernes Santo se reza por la Iglesia, el Papa, los obispos, sacer­dotes, los catecúmenos, los cristianos, los judíos, los que no creen en Dios y los gobernantes, Francisco ele­vó una especial petición por los enfermos de coronavi­rus.

Por la mañana, Francis­co estuvo en el Aula “Pablo VI” para saludar a personas de bajos recursos que están siendo vacunadas por el Vaticano.

Las cruces son el miedo a la oscuridad, a la soledad y al abandono, también por la pandemia, la experiencia de los propios límites, de las burlas de los demás. Pero hay niños en el mundo que también sufren porque “no tienen comida, no tienen educación, son explotados y obligados a ir a la guerra. Tú, Jesús, estás siempre cer­ca de nosotros y nunca nos abandonas”, concluyen los niños.

Las actividades en Corrientes

El Arzobispado de Corrientes informó que el cronograma de actividades en Semana Santa se realiza, por segundo año, en con­texto de pandemia lo que impone restric­ciones, pero algunas flexibilidades. Además, confirmó que el Arzobispo y el obispo au­xiliar presidirán las ceremonias del Triduo Pascual.

Hoy, a partir de las 18, tendrá lugar la Vigi­lia en la noche santa en el Monasterio de las Hermanas Claritas junto a monseñor José Adolfo Larregain, y a las 21 en la iglesia Ca­tedral, con la presencia de monseñor Andrés Stanovnik se realizará la Vigilia en la noche santa.

El Domingo de Pascua las actividades se concentrarán en la iglesia Catedral con la misa de Domingo de Resurrección, a las 10. Estará a cargo de monseñor José Adolfo La­rregain.

Ayer, la Iglesia Católica conmemoró uno de sus días litúrgicos más tristes al recor­dar la crucifixión y muerte de Jesucristo. Es la única vez en el año que se adora la Cruz, a las 15, hora de la muerte de Jesús. La ce­remonia se realizó en los templos desde las 14.30, pero para participar había que anotar­se debido a las restricciones por la pandemia del coronavirus. Sólo 20 fieles pudieron par­ticipar. El resto puso seguirlo por las redes sociales del Arzobispado y por radio San Cayetano.s