Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/167749
TENSIÓN EN ESTADOS UNIDOS

Alerta máxima en Washington tras el ataque mortal al Capitolio

Un vehículo atropelló a dos policías que custodiaban la zona. El edificio fue cerrado por una amenaza de se­guridad externa.

57088635_303.jpg

Un hombre fue abatido el viernes por la policía des­pués de haber atropellado con su auto a dos custodios del Capitolio, lo que forzó a las autoridades a cerrar el edificio por algo más de una hora y a ordenar la inter­vención del FBI y la Guardia nacional, en un episodio que dejó “devastado” al pre­sidente de Estados Unidos, Joe Biden. El sospechoso salió del vehículo tras el impacto con la barrera que separa al edificio de la ca­lle blandiendo un cuchi­llo, momento en el que los agentes le dispararon. El atacante, un estadouniden­se de 25 años del estado de Indiana, fue identificado como Noah Green, según la cadena NBC. Al ser deteni­do Green estaba consciente y fue trasladado al hospital, donde falleció poco des­pués, consignaron medios locales. Los dos agentes he­ridos -al menos uno de ellos por arma blanca-, también fueron llevados al hospital, donde el que había sido em­bestido por el auto de Green también falleció a causa de las heridas recibidas. Se trata del tercer policía del Capitolio muerto en poco menos de tres meses, tras el asesinato de dos agen­tes durante su asalto el 6 de enero y el suicidio días después de otro por un cuadro de aguda depre­sión derivado del hecho. Por su parte, el jefe de la Policía, Robert Contee, dijo que el ataque no estaría re­lacionado con el terrorismo y que la amenaza ya cesó.

Ayer, el mandatario de­mócrata, Joe Biden, se de­claró “devastado” por el hecho. “Jill (esposa) y yo tenemos el corazón roto tras enterarnos del violento ataque contra un control de seguridad del Capitolio de Estados Unidos”, expresó el gobernante en un comu­nicado en el que indicó que ordenó colocar la bandera de la Casa Blanca a media asta. El hecho, aún en ple­na investigación, generó un masivo despliegue de segu­ridad en las inmediaciones del Capitolio que incluyó a integrantes del FBI y la Guardia Nacional, además de la policía que periódica­mente se desempeña en el lugar. Tras unas horas de cierre, la seguridad del Ca­pitolio consideró superado el alerta y reabrió las puer­tas del Legislativo, aunque con zonas restringidas.

Con motivo de las va­caciones de primavera, la gran parte de los congresis­tas estadounidenses no se encontraban dentro de las instalaciones.

El atacante, un estadouni­dense de 25 años del estado de Indiana, fue identificado como Noah Green.