Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/167851
VIERNES Y SÁBADO

Después de un año lejos de los escenarios, el regreso de Matías Galarza

Primero fue la pandemia de COVID-19 y luego un accidente que le implicó varios meses de internación y recu­peración. El regreso.

descarga (2).jpg

El artista comentó que durante todo el tiempo en que estuvo en recuperación o internado no tuvo las fuerzas como para hacer música. Reco­noció que recién esta semana pudo tomar entre sus manos la guitarra, su compañe­ra de siempre, y por sobre todas las cosas agradeció a la familia que lo acompañó en todo momento y a los amigos que estuvieron desde el primer ins­tante en esta larga tra­vesía por hospitales, médicos y personal de salud.

No son una novedad las dificultades que atravesa­ron los artistas durante el 2020 por la imposibilidad de trabajar, de contactar­se con el público y de pre­sentarse en un escenario. Muchos se reinventaron y se animaron al streaming y otros decidieron esperar la apertura de los espacios donde actuar. Matías Ga­larza, en cambio, debió ser más paciente. A la pande­mia de covid-19 se le sumó un accidente vial cuando se cayó de su moto el lluvioso 22 de mayo del año pasado, lo que le provocó un frac­tura expuesta de tibia y pe­roné. La recuperación fue muy lenta y llevó muchos meses. 

COR080421-014F01.JPG

Hoy, pese a que aún se apoya en una muleta, logró reencontrarse con la guita­rra y se prepara para presen­tarse este viernes y sábado en el escenario de 3 de Abril 761. “Durante todo este tiempo no pude componer ni tocar la guitarra. Es como si mi mente se conectara con otra cosa. Volví a tocar hace sólo cuatro días”, dijo a NORTE de Corrientes un artista mucho más sensible y reflexivo. Un ser humano al que el dolor le tocó de cerca pero no sólo lo superó sino que salió fortalecido. “Hoy tengo muchas ganas de reencontrarme con mis amigos, con las canciones, por eso, pese a que no soy de tocar los clásicos, en esta oportunidad lo voy a ha­cer”, comentó. 

Además dijo que retomó los proyectos que tenía pen­sados para el año pasado, primero postergados por la pandemia de covid-19 y luego por su difícil estado de salud. Pasó por el quiró­fano, le pusieron dos placas y a fin de año se le infectó uno de los clavos, estuvo unos meses más en el Hos­pital Escuela, e incluso tam­bién pasó por el Hospital de Campaña por una infección que le causó convulsiones y alta temperatura. Cuando le bajó la infección lo traslada­ron nuevamente al Escuela, donde permaneció hasta su recuperación.

Hoy, rehabilitado, Matías Galarza agradece el acom­pañamiento de los médicos que no lo dejaron solo en ningún instante y por sobre todas las cosas, a la familia y a los amigos. “En estos momentos te das cuenta de que la familia es la que siempre está. Uno puede tener un millón de amigos pero en los momentos difí­ciles, siempre es la familia primero”.

En los días de internación dijo que aprendió mucho. No sólo por la experiencia vivida sino porque, como no le interesa mirar televisión, aprovechó para leer y estu­diar todo lo que tenía a la mano a través de Internet. “No pude componer ni aga­rrar la guitarra. La cabeza está en otra cosa”, explicó. 

El reencuentro con su compañera de escenario sucedió hace unos días, solo, en su habitación. “Fue muy emocionante”, recor­dó, y dijo que se acordó de muchas cosas porque “la mano no respondió mucho, bueno, nunca responde mucho”, afirmó con su ha­bitual buen humor. 

El espectáculo tendrá lu­gar mañana y el sábado en la avenida 3 de Abril 761 y el reconocido artista estará acompañado por otros ami­gos, como Candela Wied­mann, Ana Paula Romero, Juancito Benítez y Liliana Galarza. 

“Después de tanto tiempo lejos de los escenarios me imaginé muchas cosas con el regreso, pero lo primero es ubicarme en el escenario de este espacio al que visité muchas veces, porque me dijeron que cambiaron la disposición”, explicó el ar­tista. Por otro lado agrade­ció a los amigos que están llamando para acompañar­lo en este primer espectá­culo. 

“Muchos quieren estar en primera fila, pero los pro­tocolos no lo habilitan; lo importante es que estamos dispuestos a pasar una linda noche de música y cancio­nes con todos los cuidados necesarios por el covid”, dijo emocionado el artista que no sólo estuvo lejos de los escenarios por el coro­navirus, sino que además enfrentó una dura batalla de la que salió airoso y con más ganas de trabajar que nunca. “Quizás -dijo- en los próximos meses, haya novedades con respecto a esto”.