Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/168479
DEL AUTORRETRATO AL VIDEO SELFIE EN INSTAGRAM

Obra patrimonial del Museo J.R. Vidal integra la muestra “Óleos vivientes”

Museo Animado es una cuenta en la red social, que presenta al público retratos de exponentes de la plásti­ca, animados digitalmente.

COR030521-019F02.JPG

Hace un mes la cuenta @MuseoAnimado en Insta­gram comenzó a publicar au­torretratos de artistas reco­nocidos de la Argentina, que pasaron por un proceso de animación y que parecieran que cobran viva a través de la pantalla del celular. Se trata de 36 obras, las que por ahora integran el catálogo online de pinturas de esa cuenta, que tiene por objetivo recorrer la historia del autorretrato en el siglo XX a través de pinturas que forman parte del patri­monio artístico de los mu­seos del país, y entre ellos se encuentra el retrato de Anto­nio Ballerini, que se halla en el Museo de Bellas Artes Juan Ramón Vidal, de Corrientes.

Los “rostros vivos” de 36 artistas argentinos, retrata­dos por sí mismos, confor­man un museo de videos-selfies en Instagram. El direc­tor de Museo Animado es el artista y gestor cultural Cris­tian Segura (Tandil, 1976) y la “institución”, que no cierra por pandemia, se puede visi­tar en la cuenta @MuseoAni­mado de la red social. Auto­rretratos de Emilia Bertolé y de Manuel Musto, de Raquel Forner, de los incompa­rables Fernando Fader y Antonio Berni, Augusto Schiavoni, Miguel Carlos Victorica, Ana Weiss, Dora Cifone y Cesáreo Bernaldo de Quirós (tío abuelo del actual ministro de Salud de la ciudad de Buenos Ai­res, Fernán Quirós), entre otros, integran esta galería online enfocada en la his­toria del arte nacional.

“El Museo Animado es un proyecto que hace sentido en Instagram, en tanto utiliza las funciones, herramientas y dinámicas de uso de esta red social, y las reorienta un poco fuera de su eje, para enseñar los rostros vivos de artistas argentinos del siglo XX, a partir de las pinturas de autorretratos diseminadas en museos del país, no con­sideradas hasta ahora como conjunto”, explicó Cristian Segura en una entrevista para el diario La Nación. 

La mayoría de los recursos que utiliza el tandilense para hacer sonreír, pestañear, gi­rar la cabeza y mirar a los ojos a los retratados están disponibles en internet. “Los reordeno y hago funcionar de un modo específico, se­gún un sentido determinado -revela el artista-. La apues­ta es pensar que por medio de las pinturas podemos saber hoy en día cómo eran los rostros de esos artistas y, al animarlos digitalmente, convertirlos en videos-selfie, un tipo de selfie en el que el autor suele mostrarse a sí mismo mirando a la cámara en una producción dotada de movimiento”.

Para Segura, que fue direc­tor del Museo Municipal de Bellas Arte de Tandil, exis­ten coincidencias entre los autorretratos del siglo XX y las selfies. “En lo perfor­mativo del acto de posar, en que el sujeto proyecta una imagen construida de sí mis­mo y en la plena conciencia de que será observado por otros -enumera-. Por eso, en las pinturas expuestas pue­de que no solo veamos a los artistas, sino también, en sentido figurado, a nosotros mismos”. Hasta hoy, en este catálogo online se exhiben 35 autorretratos, con datos sobre los artistas, la ficha técnica completa de la obra (autor, título, procedimiento, medidas y año) y la cuenta de Instagram del museo donde se encuentra la pintura y su geolocalización.

De esta manera, forman parte obras del Museo de Ar­tes Plásticas Eduardo Sívori, del nacional de Bellas Artes, el provincial de Bellas Artes Emilio Pettoruti de La Plata, el Juan B. Castagnino + Ma­cro de Rosario y la colección de arte Amalia Lacroze de Fortabat. Segura adelantó que se sumarán todos aque­llos autorretratos que vaya arrojando el proceso de in­vestigación de los acervos de los museos del país, que está en marcha.

ACERCAMIENTO AFECTIVO

Al conocer el museo de óleos vivientes, la historia­dora del arte y curadora del Museo Nacional de Bellas Artes de Chile, Gloria Cortés Aliaga, señaló que animar los autorretratos de artistas que han constituido parte importante de la historia del arte argentino “permite un acercamiento afectivo con la comunidad, les otorga un cuerpo vivo con el cual es posible identificarse desde diferentes perspectivas, es­pecialmente en lo que refie­re a las artistas”. Asimismo, la investigadora de arte ar­gentina Georgina Gluzman, autora de “Trazos invisibles: mujeres artistas en Buenos Aires (1890-1923)”, recomen­dó seguir el “proyecto bellísi­mo” de Segura en Instagram.

El artista, que mantuvo su actividad durante la pande­mia con otros proyectos in­teractivos, fue elegido como jurado de “Aluvión” Bienal Saco 1.0, que recibió 233 pos­tulaciones, la mayor parte de ellas de Sudamérica, Europa, Asia y África. 

ANTONIO BALLERINI

El artista correntino que forma parte de la exposición virtual

El autorretrato de Antonio Ballerini fue una de las obras elegidas para la muestra del Museo Animado, pero ¿Quién fue este artista correntino? Es uno de los pintores más des­tacados de la provincia y 15 de sus obras (14 donadas en vida por él) integran la colección que lleva su nombre y forma parte del patri­monio pictórico del Museo de Bellas Artes de Corrientes.

Antonio Pedro Ballerini nació en Goya, Co­rrientes, el 14 de julio de 1880. Estudió arte en 1909 en la academia Morelli y en la de Fomento a las Bellas Artes de Rosario, reci­bió lecciones del escenógrafo Mateo Casella y del pintor paisajista Ferruccio Pagni, direc­tor de dicha academia. Aconsejado por este maestro, y luego de obtener un premio como alumno de la misma, en agosto de 1911 viajó a Italia para perfeccionarse en la academia Real de San Marcos de Florencia, en donde estu­dió con Giovanni Costesti.

En 1913 regresó al país y a Corrientes, a partir de ese momento marcó un hito en las artes plásticas de la provincia y del nordeste argentino, por su calidad y técnica depurada. Fue quien introdujo el impresionismo y el paisajismo, expresión plástica que determinó las preferencias de la sociedad local por más de cuarenta años. Luminosidad y lirismo fue­ron sus constantes.

En 1922 expuso en las salas de la Comisión Nacional de Cultura y remitió su primer envío al Salón Nacional. También participó en salo­nes oficiales en La Plata, Mar del Plata, Santa fe, Rosario y Chaco. Antonio Pedro Ballerini ejerció la docencia artística durante muchos años en la escuela Normal de Maestros José Manuel Estrada y en el colegio nacional Ge­neral San Martín. Falleció el 22 de agosto de 1962.s