Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/168515
SE AGRAVA LA INTERNA EN EL GOBIERNO NACIONAL

El kirchnerismo insiste en que Basualdo no renuncie

Para el presidente Fernández, la salida del Subsecretario De Energía Eléctrica es “tema terminado”. Pero para los K, continuará en su puesto.

COR040521-007F01.JPG

 ”En el kirchnerismo, vos no decidís cuándo te vas. Te quedás y te vas cuando se define acá. Y acá, decide Cristina”. La frase, contun­dente, surge desde el en­torno de la vicepresidenta de la Nación y refiere a la suerte de Martín Maximilia­no Guzmán, el ministro de Economía que osó tensar la cuerda con Federico Basual­do, un subsecretario de Es­tado pero que es el principal asesor en energía del cristi­nismo y que remite, políti­camente a La Cámpora, que conducen el diputado Máxi­mo Kirchner y el ministro Eduardo “Wado” de Pedro. Esa máxima del kirchne­rismo la pueden confirmar varios. Quien puede dar el testimonio más elocuente de querer irse pero que de­bió quedarse y soportar di­versos tipos de escarnio es Julio Miguel De Vido, el ex titular de Planificación. En el segundo mandato de Cris­tina Kirchner siguió siendo ministro pero vaciado de poder, por el crecimiento en influencia y acción de Axel Kicillof, entonces minis­tro de Economía, que ya se transformaba en una de las voces más escuchadas por CFK. Otro ejemplo de eso fue Florencio Randazzo, a quien la entonces Presiden­ta no le permitió competir en las Paso presidenciales, al bendecir una única fórmula compuesta por Daniel Scioli y Carlos Zannini. Randazzo se quedó como ministro de Interior y Transporte seis meses más (hasta el último día de mandato presiden­cial), ya con nulo poder y distanciado de todo el kirch­nerismo.

Ahora, en mayo de 2021, la ecuación puede repetirse con Martín Guzmán, quien supo ser un mimado de Cris­tina, al ser recibido para dis­cutir temas de la economía tanto en el departamento de los Kirchner en Capital -ubi­cado en Juncal y Uruguay- como en la casa de El Calafa­te, el lugar en el mundo de la hoy vicepresidenta. Guzmán le pidió la semana pasada al presidente Fernández y a Santiago Cafiero, la salida de Federico Basualdo, subse­cretario de Energía, al que el ministro económico quería fuera de su organigrama por no haber trabajado en sin­tonía los temas vinculados a las tarifas de los servicios públicos. Lo que siguió ya fue raccontado: el pedido de renuncia corrió veloz por los medios de comunicación pero quedó anulado por la inmediata acción de La Cámpora.s