Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/168518

Brasil, el mercado y la política

Las importaciones rozaron los US$900 mi­llones y se encuentran levemente por debajo de las de 2019, cuando llegaron a los US$930 millones. 

editor

La sociedad comercial con el Brasil puso al país en una situación de relevancia a la hora de tener un cliente importante, aunque clara­mente esa relación está atada a los vaivenes internacionales y políticos bilaterales. El lazo enta­blado con el gigante del sur es, sin dudas, la mejor salida de los productos argentinos. Y así también la llegada de los brasileños en una dinámica comercial de importante proyección para las empresas y fábri­cas del país.

La relación con el gigante vecino tiene desde siem­pre una mirada porteña: Buenos Aires maneja la es­trategia (claramente por ser la sede del poder cen­tral), muchas veces en detrimen­to de las economías regionales. Hubo un tiempo de propuesta federal, de interés genuino desde el interior, y que en ese lapso se vieron resultados óptimos. Fue en el periodo 1993/1997 cuando Corrientes cobró protagonismo en ese sentido, y promovió un vinculo con Brasil que hoy es el principal paso de camiones de un país a otro. La necesidad lo­cal y vecinal (Santo Tomé y San Borja), trasladada a la potencia­lidad de otra unión, derivó en la gestión, la posterior acción, y la inauguración del puente en tan solo tres años. Cuando los actores que conocen las realidades cobran protagonismo, los re­sultados están a la vista, y perduran. 

Pero retomando el análisis económico, y pese a la relación entre los presidentes, de chispeante realidad, las exportaciones argentinas a Brasil aumentaron un 52% interanual en abril, mientras que las importa­ciones desde ese país subieron al 88%, determina un informe de la consultora Ecolatina divulgado ayer. 

Las ventas hacia el gigante del Mercosur llegaron a los US$825 millones en ese mes, aunque, pese al aumento interanual, todavía se encuentran un 10% debajo del nivel de abril de 2019, cuando llegaron a US$920 millones. 

Las importaciones rozaron los US$900 millones y se encuentran levemente por debajo de las de 2019, cuando llegaron a los US$930 millones. 

En abril el flujo bilateral de bienes se incrementó un 69% interanual, con un déficit de US$70 millones.

El trabajo de Ecolatina indica que la demanda bra­sileña de productos argentinos acumula un alza del 23% interanual en el primer cuatrimestre del año, y las importaciones un 33%, expuso ayer un informe publicado por la agencia Noticias Argentinas.

En el primer cuatrimestre del año se registró un déficit en el intercambio comercial de algo más de US$50 millones, a diferencia del primer cuatrimes­tre del año anterior, cuando se registró un superávit de US$170 millones. 

“A pesar de estar en mínimos históricos, la participación de los productos argentinos en el mer­cado brasileño está recuperando terreno: tras promediar el 5% de los ingresos al país en el primer cuatrimestre del año pasado, se ubicaron en un 5,4% en el mismo período de 2021”, agrega el infor­me de la consultora. 

Ecolatina estima que para este año las exportaciones a Brasil se incrementarán en alrededor del 15%, debido a que la industria liderará la recuperación de la economía brasileña.

“El impulso de Brasil, más la suba de los precios de los commodities, aportaría reservas fundamentales para surfear tensiones cambiarias en el período pre-electoral”, estima la consultora. 

La base de esa relación se sustenta en las potencia­lidades de ambos países, uno de mercado relevante (Brasil) y otro de industria desarrollada de expansión en el horizonte, mientras las condiciones locales ameriten un paso en ese sentido. Todos los actores del país (gobernadores y empresarios) deben jugar en las definiciones para una pareja distribución de las utilidades de esta relación que debe ser óptima.