Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/168636
MATÍAS TOMBOLINI, “ENTRE NOS”

“Para poder avanzar es indispensable parar la pelota y perdonarnos”

Vicepresidente del Banco Central, ha­bla con Norte de Corrientes sobre su libro “La Otra Campana”. Una defen­sa de la gestión nacional

COR090521-011F01.JPG

A medida que trans­curren los capítulos, el vicepresidente del Ban­co Nación, Matías Tom­bolini, analiza en “La otra campana” el fracaso de la economía durante los años del macrismo, repasa el caso Vicentin y fija su posición con respecto al conflicto en­tre Caba y Nación por la Coparticipación. Tam­bién imagina una nueva normalidad que solo es posible si un conjun­to de voces se ponen a pensar el futuro. Habla de las medidas adopta­das por Alberto Fernán­dez: “Duplicó el valor de las indemnizaciones, se modifican los derechos de importación y llega­mos al Banco Nación y bajamos un 15% los impuestos. Este libro es una invitación al diálo­go”. 

“Como servidores públi­cos, tenemos que escuchar el enojo de la sociedad. Te­nemos que saber separar quién hace política y quién está enojado. Entonces no nos puede enojar el enojo de la sociedad. Para un ser­vidor público el enojo tiene que ser un insumo. Tenien­do eso claro sí hay que dar respuesta a los planteos que son de carácter políti­co”, dijo el vicepresidente del Banco Nación, Matías Tombolini, en diálogo con NORTE de Corrientes en el marco del ciclo “Entre Nos”.

El economista está pre­sentando al país su quinta obra editorial “La otra cam­pana”, un libro que tenía en mente desde hace tiempo pero que se hizo mucho más concreto mientras tuvo que permanecer aislado tras haber sido contacto estre­cho de su hija, quien había dado positivo en covid-19. El libro, explicó, parte de la premisa de que es imposible solucionar los problemas de los argentinos sin contar antes con un diagnóstico claro: “Es por eso que se tra­ta de la historia del presen­te contada en tiempo real”, dijo.

“Lo empecé a escribir cuando por videollamada me enteré de que mi hija tenía covid. Por eso la intro­ducción es: ‘Hola papá, ten­go covid’”. A esta situación que lo conmovió mucho le sumó lo que él consideró un bombardeo informativo innecesario que provoca enojo en la gente. “Me hizo mal ver tanto enojo”, argu­mentó. 

Y en ese enojo vio una campana de la realidad del país que no era la propia, sino “la que más se escucha, que es la campana para la oposición. Justamente el li­bro busca estructurar algo así como qué país recibió el Gobierno, qué empezó a hacer antes de la pandemia, qué hizo y qué está hacien­do durante la pandemia y qué se puede hacer para adelante. Insisto, una na­rrativa que se pone del otro lado de la narrativa más ha­bitual en los medios de co­municación que es una na­rrativa opositora”, comentó.

El libro es una defensa a la gestión de Alberto (Fernán­dez) con argumentos, con muchos datos y sin chupa­medismos. “Lo que digo es: che, pará, no es todo tan terrible. No porque la pan­demia no sea tan terrible, sino porque los actos de go­bierno no están tan mal. Por eso me decidí a contar mi versión de la realidad que vivimos”. 

En “La otra campana” Tombolini precisa, expli­ca y defiende las medidas tomadas por el Gobierno para paliar los efectos de la pandemia, tanto a nivel sa­nitario como económico y social. Tampoco le escapa, por ejemplo, al tema de la inflación. Sostiene que es un desafío para el Gobier­no nacional pero no es un problema que empezó con Alberto Fernández. Para ex­plicarlo dijo que no hay que olvidar que en la Ciudad la luz aumentó 1.900%, el agua 800% y el gas 900% en la gestión anterior. “Eso quiere decir que la inflación de los que no tienen fue to­davía más alta en los cuatro años de la gestión de (Mau­ricio) Macri. Entonces, eso lastimó profundamente va­riables, por ejemplo, como el consumo”. “¿Entonces, nosotros qué decimos?”, se pregunta: “Bueno, los regu­lados tienen que ir despacio porque tienen que tener una estructura tarifaria que la gente pueda pagar, no que empiecen diciendo: ‘Che, ¿cómo hacemos para que le cierren la ecuación a las empresas?’”. 

Para finalizar señala que le pareció “importante con­tar una mirada alternativa a la mirada que llamo ‘la gestión de la bronca’, que tiene en general una comu­nicación que en lugar de proponer, realza todos los aspectos que tienen que ver con una situación distópica, como lo es la pandemia