Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/168748
PREOCUPANTE DIAGNÓSTICO SOBRE LA INFLACIÓN

Medición de la Caba indicó que en abril se necesitaron $61.582 para no ser pobre

Hoy se conocerá la cifra del INDEC, mientras que dieron otros informes que alertan. Los alimentos subieron 4%, casi un 50% interanual. 

COR130521-006F02.JPG

A la espera de que se dé a conocer la cifra de la in­flación de abril que mide el Instituto Nacional de Es­tadística y Censos (Indec), la Dirección de Estadística y Censos porteña dio un informe con un diagnósti­co preocupante. Según el organismo, el último mes se habría registrado nue­vamente un índice inflacio­nario por encima de 4%, lo que determina que en los primeros cuatro meses del año hubo más inflación que en los últimos cinco años.

En la Ciudad de Buenos Aires, los precios de los alimentos que componen la canasta básica en abril aumentaron un 4%. Así en los primeros cuatro meses de 2021 acumulan un alza de 20%, según los datos de la Dirección de Estadística y Censos porteña. Y en 12 meses registran una suba del 49,4%.

Los alimentos básicos, como carne, pollo, leche, papa, batata, fideos o yerba mate, son los que más con­sumen los indigentes y los pobres, y que por su magni­tud inciden más en el gasto de las familias.

Por su parte, en abril la canasta básica total -que determina la línea de po­breza- también subió un 4% y en los prime­ros 4 meses de este año tuvo un incre­mento de 18%, con un alza interanual de 43,7%.

Esos datos oficiales por­teños anticipan las cifras de inflación del mes pasado que tanto el Indec como la Dirección porteña difundi­rán hoy.

Con el aumento de abril, en la Caba una familia tipo (matrimonio y 2 hijos me­nores) es indigente si tie­ne ingresos inferiores a $32.798. Son casi $1.100 por día, sin contar el alquiler.

Además esa familia es pobre si los ingresos fa­miliares suman menos de $61.582. Más de $2.000 dia­rios sin incluir el alquiler.

La canasta básica total o “de pobreza” porteña, además de alimentos in­cluye otros rubros, pero no el alquiler de la vivienda. De esta manera, la canas­ta básica porteña para una familia que alquila una vi­vienda modesta superaría los $85.000.

De estos datos se des­prende que en los primeros cuatro meses hubo un in­cremento de la indigencia porque ni la jubilación mí­nima ni los salarios aumen­taron un 20%.

De acuerdo a la Dirección de Estadística porteña, en el cuarto trimestre del año pasado, el 24,9% de los habitantes de la Ciudad (767.000 personas) eran po­bres, de los cuales el 10,1% estaba en situación de indi­gencia (312.000 personas).

De los 767.000 pobres, 230.000 eran menores de 14 años: 37,7% de las chicas y chicos de esas edades.

A los 767.000 pobres e indigentes (24,9%) hay que agregar otras 330.000 per­sonas que viven en “condi­ciones vulnerables” (10,7%) con ingresos que apenas superan el costo de la ca­nasta básica y que ante un mínimo cambio de las con­diciones de vida pueden caer por debajo de la “línea de pobreza”.

El Informe oficial agre­ga que, a abril pasado, una familia con ingresos de entre $61.582 y $93.876 es considerada vulnerable o de clase media frágil. Y que para ser considerada “cla­se media”, los ingresos de una familia tipo deberían haber superado en abril los $93.877 que, adicionando un alquiler de ese segmento social, sin expensas, exce­derían los $110.000.

CONDICIONES DE VIDA

Según el Indec, “al se­gundo semestre de 2020, el 78,9% de los hogares y 74,5% de las personas habi­tan en viviendas cuyos ma­teriales poseen calidad su­ficiente”, detalló el organis­mo. “Por otro lado, el 7,8% de los hogares habita en viviendas cuyos materiales poseen una calidad insufi­ciente y el 13,3% lo hace en viviendas cuyos materiales poseen calidad parcialmen­te insuficiente. El 2,6% de hogares se encuentra en situación de hacinamiento crítico, lo cual involucra al 4,8% de las personas. En estas condiciones viven 1.382.000 personas”.s